www.defensoresenlinea.com

Coronel de FFAA amenaza a muerte con pistola en mano a periodista Esdras Amado López

El coronel del Ejército de Honduras, Rodolfo Méndez Martínez, tomó fotografías al periodista Esdras Amado López, Director de Canal 36, posteriormente sacó una pistola y lo amenazó a muerte, esta mañana cuando el comunicador social regresaba del aeropuerto de realizar su trabajo periodístico, según denunció el afectado en el mismo instante de las amenazas.

La situación se da en un clima de inseguridad contra el ejercicio del periodismo en Honduras ha colocado al país como la segunda nación de mayor riesgo en el mundo para llevar a cabo esta profesión. La muerte de 10 periodistas, la última contra Henry Suazo en La Masica Atlántida, en la semana de la Navidad, puso en alerta nuevamente al mundo sobre lo que puede pasar contra la Libertad de Expresión en Honduras si el Estado no pone en práctica diversas recomendaciones para solventar este grave problema.

Esdras Amado López detalló que cuando venía a inmediaciones del Seguro Social en el Barrio La Granja se dio cuenta que desde un vehículo sin placas marca Force el coronel cargaba su pistola mientras uno de sus guardaespaldas le tomaba fotografías al auto donde el comunicador se conducía.

“Me bajé del vehículo y le pregunté por qué de la acción, como respuesta el oficial apuntó su pistola y me dijo vos sos de la resistencia y me querés acorralar, no te tengo miedo a vos delincuente de la lengua ni a tu medio de comunicación “, dijo López.

La acción no terminó con la vida de López posiblemente porque éste de inmediato se conectó en vivo con su medio Canal 36 donde se escuchó parte de la “conversación” del coronel cuando trataba de justificar la acción delictiva en una calle con mucho tránsito, casi a las ocho de la mañana de este día.

El vice ministro de Seguridad, Armando Calidonio expresó en las últimas horas que ninguna de los 10 asesinatos de periodistas tienen que ver con el ejercicio de la profesión, lo que demuestra que desde el Estado no hay ninguna voluntad para investigar la gravedad en que los y las periodistas, así como comunicadores y comunicadoras sociales ejercen su Derecho a la Libertad de Expresión.

Esdras Amado López y su medio de comunicación han sido víctimas de constante hostigamiento, persecución, amenazas a muerte y atentados, desde el golpe de Estado. Este medio ha sido cerrado, asaltado y militarizado por transmitir informaciones y reacciones del pueblo contra el golpe de Estado.

A raíz de toda esta situación la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, le otorgó medidas cautelares, las que hasta la fecha no se han implementado por parte del Estado hondureño a pesar de las reiteradas amenazas contra el comunicador social.
El Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras, COFADEH ha estado enviando constantes comunicaciones a la CIDH para informarle de las graves amenazas contra la vida de López.

COFADEH interpondrá denuncia ante Estado Mayor de FFAA

Bertha Oliva, Coordinadora del COFADEH, adelantó que por la gravedad de este nuevo hecho interpondrán la denuncia formal ante el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, para que quede constancia, aunque duda que pueda tener algún efecto, puesto que es notorio que se continúa con la selectividad de la represión contra las personas, poniendo en práctica la desaparición forzada y la ejecución, “pero hay un interés real en ocultar estos hechos”.

Agregó que en el país no hay donde hacer las denuncias porque las instituciones que tiene el Estado no funcionan, como la Fiscalía de Derechos Humanos, desde el golpe de Estado no han accionado para castigar a los responsables de estos graves hechos y tampoco se han pronunciado por el golpe de Estado, “quisiéramos ver una Fiscal de Derechos Humanos, un Fiscal de la Constitución o a una Ministra de Derechos Humanos, pronunciarse, pero no lo han hecho, eso nos deja bien claro que no hay dónde interponer ni siquiera denuncias”.

www.defensoresenlinea.com

Última modificación: 7 de enero de 2011 a las 01:01

Hay 0 comentarios

captcha