En Catacamas se han secado 300 pozos

Catacamas, más allá de los conflictos entre ambientalistas y madereros directamente ligados a la explotación del bosque, se perfila un problema de gran alcance: el del agua.

En todos los casos documentados por una delegación internacional, destaca el vínculo entre la tala del bosque y la escasez de agua, por ejemplo en San Pedro de Catacamas, donde la desaparición de los pozos ha llevado a la población a adoptar el bloqueo sistemático de las rastras cargadas de madera en rollo.

Viven de las lluvias

Unas 160 familias viven en San Pedro de Catacamas, principalmente de la agricultura y la ganadería. Los pobladores mencionaron a las empresas Sansonie, Lardizaval, y Mel Zelaya como involucradas en el saqueo y procesamiento del recurso bosque. Con sus acciones, la comunidad logró que se parara completamente el corte de madera en su territorio. A pesar de esto los habitantes de Catacamas conviven con la explotación previa, siendo la sequía la consecuencia más fuerte. Los 300 pozos de la comunidad se han secado; ante esa situación, durante el invierno se arreglan con el agua de lluvia, pero en el verano hay crisis de agua y los miembros de la comunidad tienen que caminar muchas horas para acarrear agua para uso doméstico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>