Alcoa arriesga la vida de quienes manejan Ford

No respeta la calidad
Cuando los empleados comienzan a laborar en Alcoa se les capacita y se hace énfasis en que la calidad es importante “porque aquí no se hacen camisetas. De la calidad de los arneses que elaboramos depende la vida de miles de personas que conducirán los autos que lleven esos arneses”, se les dice.

Pero cuando ya se está trabajando, por cumplir con las metas de producción, los gerentes ordenan a team leader y operarios violentar sistemáticamente los criterios de calidad requeridas por los clientes.

La calidad no importa
Presentamos algunos ejemplos de cómo, al igual que se irrespeta los derechos de los trabajadores, Alcoa también atenta contra la seguridad de los usuarios de sus productos.

Los circuitos nunca deben ser cubiertos con cinta poliken directamente, porque al calentar puede producirse un corto circuito. Debe usarse cinta vinil u otra cinta según la pida el plano. Pero esto lo irrespetan los jefes de producción.

En una ocasión se acabó la cinta garra que es para proteger el circuito de la temperatura. El gerente de producción, Celestino Mireles Borrego, ordenó que se usara cinta de trapo. El supervisor de calidad, Alberto Padilla Chirinos, paró la línea porque no era la cinta adecuada. Sin embargo, Celestino dio la orden de continuar porque ya tenía autorización, aunque no dijo de quien, para usar esa cinta. El criterio de calidad se fue al basurero.

Los circuitos y conectores deben usarse según lo especifica el plano de cada arnés, sin sustituirlos por otro. Sucede que cuando no hay el circuito indicado, lo sustituyen con otro que tenga las mismas terminales y si son de otro color simplemente lo pintan del color que necesitan.

La máquina de prueba eléctrica es la que indica que el arnés está bien elaborado, en lo eléctrico. Si la máquina no libera un arnés no puede ser empacado. Sin embargo cuando hay prisa, manipulan para que pase la prueba aunque el arnés esté malo. Esta máquina sólo debe ser operada por personal calificado, pero si hay necesidad de producir asignan a cualquiera.

Un clip no puede estar desplazado más o menos de cinco centímetros. Hay casos en que va desplazado hasta más de treinta centímetros y así los aprueban por orden del gerente de producción.

La longitud de los circuitos sólo pueden tener más o menos 10 centímetros de la medida que pide el plano. Hay circuitos que salen hasta con 20 centímetros menos o hasta cien centímetros de más. Cuando son muy cortos los estiran, lo cual puede reventar los filamentos y si son muy largos simplemente les hacen nudos para acortarlos o los enrollan.

Los arneses no pueden bajarse de los tableros, donde se están armando, sin ser dimensionados, o sea corroborar las medidas que debe llevar según el plano. Pero en las líneas dan la orden de bajar los arneses sin ser medidos y sin siquiera revisarlos. Cuando llegan a la prueba eléctrica les falta clip, espaciadores, amarres y así los hacen pasar la prueba eléctrica y los empacan. La opinión del dimensionista sale sobrando.

A veces cuando no está habilitada la maquina de prueba eléctrica imprimen las etiquetas y se las colocan a los arneses como si los hubieran probado.

Cuando se acaban las etiquetas paran las pruebas eléctricas y cuando ya hay etiquetas, a los arneses acumulados no se les hace la prueba y se les pega de una vez la etiqueta para agilizar la producción, de esos ya han regresado arneses malos desde México.

“Nadie puede pedir a otro empleado que infrinja la ley o actúe contra las políticas y valores de la empresa”, dicen los manuales de Alcoa. En El Progreso los jefes hacen exactamente lo contrario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>