Consecuencias negativas de la feminización para la mujer

El proceso de feminización o aprendizaje de las características asignadas al género femenino afecta negativamente a las mujeres. Quisimos compartir una parte de un trabajo realizado por el Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM), que hace énfasis en varios de estos problemas que afronta la mujer y esperamos que una vez identificados poder comenzar a superarlos, de entre estas limitantes podemos mencionar:

1.- Baja autoestima
La autoestima se daña con el solo hecho de percibir que pertenecen al género menos valorado; que las características que identifican al género femenino no les otorgan el poder suficiente. En general, las mujeres no se sienten seres humanas completas al compararse con los hombres y lo que es peor aún, no aprender a quererse ni a respetarse a si mismas lo suficiente para que otras personas las quieran y las respeten adecuadamente.

2.- Sentimientos de inseguridad
Las mujeres están expuestas a mensajes que les dicen una y otra vez que son seres inferiores (que no sirven para determinados trabajos; que sus salarios son menores porque son mujeres; que deben soportar actos de violencia como las violaciones, el incesto y el hostigamiento, etc.), ello provoca obviamente que tengan sentimientos de inferioridad que se sientan inseguras, incapaces de asumir retos. Esto, ligado a la baja autoestima, provoca un gran daño en todas las mujeres.

3.- Depresión
La depresión es una enfermedad que padecen en su mayoría las mujeres. La depresión es una sensación de tristeza generalizada que limita las personas para que enfrenten su cotidianidad. Estos puntos nos dan que las mujeres poseen razones suficientes para sufrir de depresiones, porque da mucha tristeza el sentirse parte del género menos valorado y menos respetado, del género más violentado y al que se le exige más trabajo, del género más ignorado y más maltratado.

4.- Exceso de trabajo
La mujeres trabajan excesivamente todas realizan la mayor parte del trabajo doméstico y son cuidadoras de los(as) hijos(as) esposos o compañeros etc. Además, muchas mujeres trabajan fuera del hogar y realizan varias jornadas laborales. La mayoría de las mujeres se levantan muy temprano y se acuestan muy tarde para poder cumplir con todas sus tareas. Esto acarrea mucho cansancio y es consecuencia de que en el seno de las familias no se comparten las responsabilidades indispensables para el bienestar familiar. Por ello se afirma que las mujeres desempeñas una jornada laboral doble o triple.

5.- Soledad / aislamiento / apatía
Desde pequeñas se enseña a las mujeres a desconfiar de las demás lo cual provoca falta de solidaridad y hace que la gran mayoría vivan aisladas y se sientan solas. Por otro lado, ese aislamiento les dificulta aún más emprender acciones conjuntamente y aprender a confiar en otras mujeres. Las telenovelas trasmiten ese mensaje claramente: siempre caracterizan a las mujeres como las más malas, las más chismosas, la quita maridos, las intrigantes y con ello están diciendo a las televidentes que en su mayoría son mujeres que es mejor no entrar en contacto con otras mujeres porque corren el riesgo de que les provoque algún daño. Por suerte, a pesar de estos mensajes las mujeres han buscado formas de solidaridad que les han permitido sentirse apoyadas y acompañadas en diferentes momentos de su vida, por ejemplo, cuado necesitan que alguien les cuiden a sus hijos(as), cuando requieren de cuidado por alguna enfermedades, cuando necesitan algún consejo.

6.- Depresión de sentimientos (cólera, furia etc.)
A las mujeres se les transmite el mensaje de que no deben enojarse porque es poco femenino, porque se ven feas cuando están bravas. Ello hace que tiendan a guardar los enojos y a no expresarlas y eso es muy dañino para la salud física y emocional de todas. La acumulación de enojos provoca gran cantidad de estrés y puede ser unas de las causas de la depresión.

7.- No reconocimiento ni valoración de su trabajo
El trabajo domestico es el más desvalorizado y poco reconocido: ninguna mujer recibe paga por realizarlo (salvo las mujeres empleadas domesticas). También en el trabajo asalariado las mujeres sufren discriminación: en general las mujeres se ubican en aquellos trabajos (como la enfermería, servicios en general y la docencia escolar) que no son bien remunerados; tienen menos posibilidades para ascender aunque estén calificadas para ello; gana un porcentaje menor que los compañeros hombres; tienen menos oportunidades de conseguir empleos.

8.- Embarazos no deseados
El poco conocimiento que las mujeres tienen de su cuerpo, la falta de presencia de las mujeres en la definición de políticas que regulan su capacidad reproductiva y la poca responsabilidad con que los hombres manejan generalmente su sexualidad es causa que muchas mujeres sufran una serie de embarazos no deseados. Un ejemplo de esto es el alarmante aumento de embarazos de mujeres adolescentes en nuestros países.

*9.- Dependencia *
Debido a la baja autoestima, los sentimientos de inferioridad y otros factores las mujeres se sienten dependientes, necesitan de algún hombre que tome las decisiones por ellas, que les indique como deben comportarse e incluso que las provea económicamente. Salen de la dependencia de la familia y caen en la dependencia del esposo o compañero a de algún otro miembro masculino de la familia. A las mujeres se les dice que siempre habrá un hombre que nos va a proteger. En la realidad muchas mujeres son las que mantienen (solas) los hogares y en los casos en que tienen compañero o esposo, ellas son un soporte indispensable en la manutención de las familias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>