Disputa Territorial en Triunfo de la Cruz convertido en Conflicto Racial

El conflicto generado por la determinación de la municipalidad, ha producido un enorme repudio por parte de los triunfeños, ya que la determinación fue tomada sin el beneplácito de los habitantes de la comunidad, ya que las 22 manzanas forman parte del territorio ancestral.
La problemática ha sido ventilada en los tribunales, e incluso se encuentra dentro del caso que la comunidad viene litigando ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en contra del Estado de Honduras, el que incluye además varios casos de expropiación forzosa en detrimento de los garífunas de Triunfo.
La Procuraduría General de la República falló a favor de la comunidad el 11 de diciembre del 2006, sin embargo la municipalidad ha persistido que los miembros de su sindicato continúen pretendiendo la posesión de las 22 manzanas. Como prueba del hecho esta la detención ilegal por parte del Ministerio Público del garífuna José Ángel Ponce, al que se le acusó de usurpación de tierras, en perjuicio del sindicato.
A la comunidad de Triunfo de la Cruz se le otorgó medidas cautelares por parte de la CIDH, con el propósito entre otros de frenar las ventas de tierras ilegales que se viene dando por parte de algunos miembros de la comunidad, las que son avaladas por intermedio de un patronato paralelo impuesto por el Alcalde David Zaccaro y algunas Ongs progubernamentales.
Cada fin de semana llegan los miembros del sindicato de la municipalidad que incursionan a las 22 manzanas, y siempre hacen notar su presencia por medio de ráfagas y disparos al aire para intimidar a la población garífuna.
Las dinámicas territoriales inducidas por las presiones inmobiliarias causadas por los proyectos turísticos de la Bahía de Tela, han causado un fuerte impacto en las comunidades garífunas de la zona. Lo peor es el enrarecimiento de las relaciones raciales, ya que las personas que no se prestan a los intereses de los empresarios pasan a convertirse en ¨morenos¨ enemigos del desarrollo, al mismo tiempo las autoridades edilicias y judiciales demuestran una total parcialidad a favor de los empresarios, denegando la aplicación de las leyes como es debido.
El desconocimiento de las leyes y su aplicación por parte del Alcalde Municipal David Zaccaro, mas el contubernio que existe de parte de los operadores de justicia sobre la temática de tenencia de la tierra y la aplicación de convenios internacionales, demuestra la gran discriminación que sufre el pueblo garífuna; los que vemos como todos los esfuerzos realizados en las últimas décadas para legitimar los territorios ocupados, sEl conflicto generado por la determinación de la municipalidad, ha producido un enorme repudio por parte de los triunfeños, ya que la determinación fue tomada sin el beneplácito de los habitantes de la comunidad, ya que las 22 manzanas forman parte del territorio ancestral.
La problemática ha sido ventilada en los tribunales, e incluso se encuentra dentro del caso que la comunidad viene litigando ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en contra del Estado de Honduras, el que incluye además varios casos de expropiación forzosa en detrimento de los garífunas de Triunfo.
La Procuraduría General de la República falló a favor de la comunidad el 11 de diciembre del 2006, sin embargo la municipalidad ha persistido que los miembros de su sindicato continúen pretendiendo la posesión de las 22 manzanas. Como prueba del hecho esta la detención ilegal por parte del Ministerio Público del garífuna José Ángel Ponce, al que se le acusó de usurpación de tierras, en perjuicio del sindicato.
A la comunidad de Triunfo de la Cruz se le otorgó medidas cautelares por parte de la CIDH, con el propósito entre otros de frenar las ventas de tierras ilegales que se viene dando por parte de algunos miembros de la comunidad, las que son avaladas por intermedio de un patronato paralelo impuesto por el Alcalde David Zaccaro y algunas Ongs progubernamentales.
Cada fin de semana llegan los miembros del sindicato de la municipalidad que incursionan a las 22 manzanas, y siempre hacen notar su presencia por medio de ráfagas y disparos al aire para intimidar a la población garífuna.
Las dinámicas territoriales inducidas por las presiones inmobiliarias causadas por los proyectos turísticos de la Bahía de Tela, han causado un fuerte impacto en las comunidades garífunas de la zona. Lo peor es el enrarecimiento de las relaciones raciales, ya que las personas que no se prestan a los intereses de los empresarios pasan a convertirse en ¨morenos¨ enemigos del desarrollo, al mismo tiempo las autoridades edilicias y judiciales demuestran una total parcialidad a favor de los empresarios, denegando la aplicación de las leyes como es debido.
El desconocimiento de las leyes y su aplicación por parte del Alcalde Municipal David Zaccaro, mas el contubernio que existe de parte de los operadores de justicia sobre la temática de tenencia de la tierra y la aplicación de convenios internacionales, demuestra la gran discriminación que sufre el pueblo garífuna; los que vemos como todos los esfuerzos realizados en las últimas décadas para legitimar los territorios ocupados, sEl conflicto generado por la determinación de la municipalidad, ha producido un enorme repudio por parte de los triunfeños, ya que la determinación fue tomada sin el beneplácito de los habitantes de la comunidad, ya que las 22 manzanas forman parte del territorio ancestral.
e diluye con el desconocimiento jurídico y la compra de líderes (7%) con que los Empresarios y el estado(nación suelen maniobrar.e diluye con el desconocimiento jurídico y la compra de líderes (7%) con que los Empresarios y el estado)nación suelen maniobrar.

Cabe recordar la recomendación general No. 23 del CEDR (Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial) la que recuerda al Estado los derechos de los pueblos indígenas, en particular el párrafo 5, el cual exhorta al Estado a reconocer y proteger los derechos de los pueblos indígenas a poseer, explotar, controlar y utilizar sus tierras y territorios.
En Honduras es bastante inusual la estrategia del Estado para combatir el racismo, por un lado existe una política de expropiación del territorio Garífuna y por el otro el Estado se jacta de financiar bailoteos como una forma de catarsis para disipar los reclamos y comprar conciencias en nombre de la inserción.
Hacemos un llamado enérgico al gobierno hondureño, para que de una vez por todas se resuelva la situación que enfrenta la comunidad de Triunfo de la Cruz, con la corporación Municipal de Tela, haciendo que se respeten las medidas cautelares emitidas a favor de la comunidad y sus líderes y al mismo tiempo exigimos como organización que se evite un conflicto que puede degenerar en un derramamiento de sangre.

Mirian Miranda, Coordinadora General OFRANEH

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>