Edición 7

Articulos mas destacados

** Burlados, Sin Empleo Ni dinero quedan trabajadores de IAMSA*

Salud Laboral

Editorial
UN NUEVO GOBIERNO:
NO SE PUEDE COSECHAR AGUACATES DE UN GUAYABO

El pueblo hondureño es muy crédulo. Durante dos décadas, cada cuatro años, ha sido vilmente engañado por las campañas millonarias de los medios de comunicación que lo mueven a respaldar a los mismos grupos para que lo gobierne.

Este año estrenamos gobierno y las esperanzas despertadas son inmensas. Aun los dirigentes populares, que se supone deberían ser orientadores, creen en beneficios para el pueblo con el “futuro seguro”.

Las mujeres creen que Maduro cumplirá su promesa de respetar sus derechos, igual piensan los de las etnias, los microempresarios se han creído la promesa de que serán fortalecidos, los campesinos esperan tierras y el apoyo para levantar la producción.

En general el pueblo, sin mas fundamento que los discursos, cree que ahora si habrá combate a la corrupción, se apoyara la educación y la salud, habrá trabajo, subirán los salarios, los precios se irán abajo y por fin los pobres tendrán cada familia una vivienda digna.

No es que seamos pesimistas o negativos. Pero no podemos esperar que un árbol de madriado coseche naranjas, ni que un guayabo nos de aguacates.

El nuevo gobierno solo puede significar frutos amargos de pobreza y sufrimiento para la gran mayoría de las familias hondureñas. Lo afirmamos categóricamente por que es una repetición exacta de los agobiemos anteriores, con las mismas caras, discursos y proyectos.

En el primer mes Maduro ha comenzado a mostrar su verdadero rostro: un servidor de los grandes capitalistas y peón de los organismos financieros internacionales a quienes solo les importa su dinero.

No podemos esperar que haya combate a la corrupción si se ha nombrado de ministros, diputados gerentes de las empresas del Estado a varios que incluso tienen orden de captura por los robos millonarios que han cometido.

En el nuevo gobierno están instalados los ladrones del fondo petrolero, los de Ciudad Mateo, los del pasaportazo, los condonados de BANADESA, los que se adueñaron fraudulentamente con empresas del Estado, los quebradores de bancos y los que han robado millones de lempiras en prestaciones a las obreras.

También se ve a los que durante 20 años han saqueado la Universidad Nacional y los que han arrasado con el bosque, los que vendían plazas de maestro y los que se robaron la ayuda internacional cuando los desastres naturales.

EI gabinete, empezando por el presidente Maduro, está en manos directamente de los empresarios. Los mismos que siempre han violentado los derechos de los trabajadores y que han obtenido sus ganancias, no de su eficiencia productiva y su creatividad, sino de la
sobreexplotación de sus trabajadores.

Por eso, lo único que podemos esperar, como ya se está haciendo, es cero aumento a los salarios, cero control de precios, cero tierra para los campesinos cero apoyo a la microempresa, cero castigo a los corruptos y cero desarrollo para las comunidades.

Lo que está seguro que viene aumento a los impuestos para el pueblo más beneficios a las trasnacionales y grandes empresarios, privatización los servicios públicos, mayor endeudamiento del país y mucha, mucha publicidad para mantener una falsa imagen

Nuestro futuro no lo podemos confiar quienes nos ha negado el derecho vivir como la gente. EI futuro Honduras debe ser construido por millones de hombres y mujeres eternamente marginados.

No debemos sentamos a esperar del gobierno los frutos buenos que nunca llegaran. La esperanza está en organizarnos, tomar conciencia de nuestros derechos y hacer que se respeten.

Nadie nos va a regalar nuestro futuro debemos empezar a construirlo con nuestras propias manos. Que el engaño dure cuatro años más.

Publicado el Sin categoría | Etiquetado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>