Editorial : Resistencia en toda Honduras

Imposible que imagináriamos pasar tres meses realizando acciones masivas ¡Todos los dias!. A veces con jornadas completas en un solo lugar, otras caminando desde la mañana hasta el anochecer por la ciudad o de una comunidad a otra y la marcha de cien kilómetros en siete dias desde todos los puntos cardinales hacia Tegucigalpa y San Pedro Sula.

Bloqueos de carretera de dos horas, 10 horas y hasta de cinco dias consecutivos como en la carretera a Puerto Castilla. Se ha desafiado a miles de militares y policías, toques de queda, gases lacrimógenos, tanquetas, helicopteros, toletazos y ráfagas
de balas de plomo. A Los afectados se les ve en las marchas aún con sus moretes o los vendajes de sus heridas, fracturas o balazos.

El saldo ha sido alto: cientos de encarcelados, tres muertos en las marchas y otros después de las protestas, agresiones a la prensa, golpeados y la violacion de una mujer por varios policías.

En los 18 departamentos de Honduras se han realizado protestas.
Ha florecido la imaginación y junto a la resistencia va el arte que la acompaña: Jornadas culturales, festivales, canciones, poemas, obras de teatro, caricaturas, versos, consignas, radiodramas, chistes, pintas y múltiples formas de decir NO a los
golpistas y reclamar la construción de una patria para todos y todas.

Quizás se han juntado unas cuatro o cinco generaciones. Nos ha sorprendido la bisabuela Dionisia de 75 años caminando todos los días y evadiendo retenes hasta llegar donde Mel a la frontera, y nos ha impactado el discurso encendido de David de tan sólo diez años.

Se han sumado los veteranos como Juan Cardona quien distribuida el periódico Vanguardia revolucionaria desde antes de la huelga de 1954 y otras personas que nunca en su vida habían estado en una protesta y enfrentan decididos a la policía.

Las religiones no han sido obstáculos para luchar juntos. Sacerdotes católicos y pastores evangélicos han coordinado los
actos religiosos de la resistencia.

En la capital han marchado los Lencas, Garífunas, Misquitos, Tolupanes y miembros de otros grupos étnicos.

Los medios han mentido a más no poder. Han intentado borrar la realidad. Las emisoras y televisoras han ignorado las multitudinarias marchas y descaradamente mantienen campaña a favor del golpe con ridículos argumentos y falsedades.

El cerco mediático ha sido roto por decenas de iniciativas de sitios en internet, mensajes de celular, boletines, murales y las paredes se han llenado de las expresiones del pueblo. Apenas unas diez emisoras han desafiado las amenazas de cierre y mantienen informado al pueblo. La mentira ha sido derrotada en el extranjero por miles de medios independientes en la internet,
radio, televisión y periódicos que han desenmascarado a los golpistas.

En el resto del mundo Honduras ya no será solamente conocida por haber sido la plataforma gringa para agredir militarmente a los países vecinos, sino el país donde el pueblo ha resistido héroicamente al golpe de estado militar.

El golpe ha sido como una crecida de rio. Ha permitido que todo lo podrido salga a flote. Se ha sabido quién es quién. Con los
días se descubren nuevos oportunistas de todo tipo.

La burguesía hondureña, atrasada ante las demás de la región, es manipulada por los golpistas venezolanos, los terroristas de Miami y la ultraderecha de Estados Unidos que los dirige y apadrina. Están comenzando a pagar las consecuencias de una aventura que se las pintaron como divertida y les ha resultado como pesadilla.

El pueblo hondureño no volverá a ser el mismo, eso tiene que saberlo los grandes ricos. Es tiempo de que reflexionen: o entienden que la sociedad tiene que cambiar o la fuerza del pueblo avanzará de todas maneras en ese rumbo, no importa las
barreras que se le opongan.

Publicado el Sin categoría | Etiquetado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>