Fue un verdadero tsunami…

El FSLN ganó todos los municipios de los departamentos de Madriz, Estelí, Chinandega, León, Managua, Carazo, Rivas, Granada, Masaya. Además, ganó en lugares históricamente hostiles al sandinismo, como en Chontales, Boaco, Raan y Raas, en el centro y en la Costa Caribe.

La Alianza Pli del ex banquero Eduardo Montealegre y el Partido liberal constitucionalista, Plc, del ex presidente Arnoldo Alemán, sufrieron una derrota mayúscula al ganar solamente 12 y 2 alcaldías respectivamente. El partido indígena Yatama obtuvo 3 y la Alianza liberal nicaragüense, Aln, una alcaldía.

Casi 2.1 millones de nicaragüenses ejercieron su derecho al voto – 70,085 fueron los votos nulos – con una participación del 57.70 por ciento del padrón electoral activo. Según el magistrado presidente del Consejo supremo electoral, Roberto Rivas, se trata de la elección municipal donde más gente ha ejercido su derecho al voto.

Rivas rechazó los planteamientos de algunas organizaciones (Ética y Transparencia), que insisten en señalar un supuesto abstencionismo de hasta el 70 por ciento, junto con la manipulación de los datos presentados por la máxima autoridad electoral.

En cuanto a los votos totales, el Fsln obtuvo el 67.9 por ciento – 5 puntos más que en las pasadas elecciones presidenciales de 2011 -, la Alianza Pli el 21.1, el Plc el 8.5 por ciento. Con menos del 1 por ciento los otros partidos.

En Managua, la candidata del Fsln, Daisy Torres, obtuvo más del 83 por ciento de los votos (283,750), mientras que el candidato de la Alianza Pli ni siquiera sumó el 10 por ciento de los sufragios (33,676).

OEA satisfecha

Mientras el Departamento de estado norteamericano emitió un comunicado muy contradictorio, en el que expresa cierta preocupación porque las elecciones “no lograron demostrar un grado de transparencia que aseguraría a los nicaragüenses y a la comunidad internacional que el proceso reflejó fielmente el deseo del pueblo nicaragüense”, la Misión de acompañamiento de la OEA resaltó la celebración de las elecciones municipales “en un ambiente de civismo en que los ciudadanos y ciudadanas nicaragüenses pudieron ejercer su derecho al voto de manera pacífica”.

El jefe de la Misión, el méxicano Lázaro Cárdenas Batel, dio lectura a un comunicado en el que aseguró que contaron “con las garantías de acceso para desarrollar sus tareas con normalidad”.

También valoró como “un avance relevante” la reciente reforma electoral que tomó en cuenta las recomendaciones de la OEA, implementando la paridad de género, la depuración del padrón electoral, así como la descentralización a nivel municipal de la entrega de acreditaciones a los fiscales.

“Un año después de las elecciones presidenciales y a cuatro años de la siguiente elección, la Misión considera que hay oportunidad para profundizar en el perfeccionamiento del sistema electoral nicaragüense”, se lee en el comunicado.

Por Giorgio Trucchi – LINyM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>