Miguel Ángel Pavón mártir de la justicia y los DD.HH en Honduras

Eran los inicios de 1940 cuando millones de seres humanos morían por causa de la Segunda Guerra Mundial en casi toda Europa y parte de Asia. En dos aldeas del sur de Honduras, Cacautare y Monte Oscuro, una pareja de campesinos enamorados contraen matrimonio, y de esa unión nace, Miguel Ángel, primogénito de una familia de nueve hijos. Nunca imaginaron que su vida sería truncada 45 años después, también a causa de la mal llamada Guerra Fría o de baja intensidad. Este fenómeno político social creado y mantenido por el poderío soviético y estadounidense por más de 5 décadas, también produjo muchas muertes inocentes de personas que luchaban por el bien de la humanidad.

Nace el 02 de octubre de 1942, en el caserío Monte Oscuro, al sur del cerro El Bañadero, en el departamento de Valle, Municipio de Nacaome. Criado en una casa construida con troncos, hojas de árboles y techo de tejas artesanales. La aldea la conforman seis casas, entre ellas la más grande es la de sus abuelos, Ignacia y Catalino Pavón. Es el primer hijo del matrimonio de Rubenia Salazar Cruz y Martín Pavón Pavón. Crece básicamente rodeado de sus parientes porque la aldea era de una sola familia.

Asiste a la escuela primaria ubicada a 6 kilómetros de Monte Oscuro en la aldea el Obraje, a donde se traslada a pie y a veces a caballo. En estas condiciones logra cursar solamente los dos primeros años, se destaca como un alumno con calificaciones sobresaliente. Durante este tiempo es muy admirado por demostrar inteligencia, sociabilidad y sobre todo muy comunicativo y servicial. Hace las compras de productos para la pulpería de una tía a lomo de caballo. Como adolscentes del campo le fascina andar a caballo. Una vez se disloca el hombro en una demostración de su habilidad para montar una yegua que su padre le había regalado.

Su padre es un campesino semi analfabeta, estuvo seis meses en la escuela porque tenía que aprender a medio leer y escribir, y luego ir a trabajar al campo. De ahí que el también se dedicara a trabajar las tierras arrendadas de la familia Callejas, uno de cuyos descendientes llego a ser presidente de la República, a quiénes les pagaban con productos de la cosecha (corretaje). En 1952 tiene lugar una sequía prolongada en la zona y caen las cosechas; la situación económica se desmejora en la familia, y Martín Pavón decide viajar, junto con otros amigos, a los campos bananeros del Valle de Sula, cuya travesía tardaron dos semanas a pie. Las compañías bananeras eran el mejor atractivo para los campesinos en aquel entonces.

Rubenia Salazar se queda con los niños en la aldea y Miguel Ángel como es el hijo mayor lidera las tareas del campo, y contratan a varios mozos para rehacer la milpa. La situación económica era inestable, a veces se iba a comer donde sus abuelos porque en la casa no habían alimentos. Con sus hermanos se dedica a la pesca y caza de palomas y garrobos. Además de ordeñar las pocas vacas de la familia y traer leña para la hornilla.

En agosto de 1953, Rubenia Salazar muy preocupada por la situación económica familiar parte con sus hijos para donde su esposo. Vende la cosecha a medio cultivar para poder costear el transporte de ella y de sus siete hijos, para poder viajar en una baronesa (camión acondicionado con bancas de madera para el transporte de personas) hasta la costa norte. Llega en una época cuando la Tela Rail Road Company proporciona a los trabajadores casa, agua potable y escuela gratuita para sus hijos.

Miguel Ángel estudia en la escuela Esteban Guardiola de La Lima. El medio de transporte es un tractor, al cual se le había acondicionado un espacio para el transporte de los niños. Debido a que era el mayor y más alto de los alumnos, se dan algunas incomodidades por su estatura en el medio de transporte, y tiene problemas con el vigilante que cuida a los niños que van a la escuela; termina yendo en bicicleta y en algunas ocasiones a pie.

Completa la educación primaria hasta los 16 años de edad. Durante este periodo despierta un interés por el violín, además, aprende a tocar guitarra de forma autodidacta, en el campo bananero es quien lleva serenatas. También es un bailarín de música popular, muy conocido entre las jovencitas; se pasa bastante tiempo jugando fútbol.

En ocasiones su padre lo lleva a trabajar en las tareas agrícolas que les permitían hacer en las bananeras. Hacen milpas en los bordos, donde les dan permiso, cultivan maíz, ocra, frijoles, ayotes y plátanos, lo cual vino a mejorar la dieta de la familia.

En 1957 se le ocurre tener formación militar y se somete a examen de admisión en la Escuela Militar General Francisco Morazán, y al mismo tiempo en el Instituto Técnico Vocacional, donde gana una beca para estudiar electricidad. El requisito es llevar ropa, zapatos y sabanas; su madre con mucho esfuerzo logra empacarle ropa para todo el año. Durante estos cuatro años de estudio se involucra en actividades de físico culturismo, aprende a manejar profesionalmente la guitarra y el canto, aprende a cortar cabello practicando con sus compañeros. Se gradua a los 22 años con honores y como especialista en electricidad.

Preparado para la lucha gremial y social
Al graduarse, consigue trabajo en la Dirección General de Telecomunicaciones, en la planta de teléfonos de San Pedro Sula. Por su buen desempeño, la empresa lo manda a capacitarse a Bélgica en el montaje y mantenimiento de una nueva planta telefónica. Una vez que regresa a Honduras forma parte del equipo de técnicos que instalarían en San Pedro Sula la primera planta semi electrónica de diez mil líneas de teléfonos marca ITT.

La empresa es dirigida por militares de alto rango, sinembargo impulsa actividades para crear un sindicato, inmediatamente lo acusan de comunista. Se opone a las decisiones autoritarias e inconsultas de algunos jefes. En una reunión donde, se le manda a llamar para que explique sus intensiones e ideas, las que defiende con gallardía. Un militar empezó dicha reunión diciendo lo siguiente: “Miren Ustedes, yo mando en este lugar y nadie me tiene que desobedecer, y mucho menos un joven como Usted recién llegado”. A esto Miguel Ángel contesta: “Usted manda en la parte administrativa y nosotros como técnicos y seres humanos hacemos el trabajo que corresponde según las jerarquías, pero al mismo tiempo somos seres pensantes que tenemos derecho a disentir y a emitir libremente nuestras opiniones”. Esta actitud valiente ante el jefe autoritario le da popularidad entre los compañeros de trabajo.

Varios de los trabajadores que defienden a la patronal empiezan a crear un ambiente conflictivo contra Miguel Ángel, pero continua con su intento de crear el sindicato. Al final no lo logra, y deja el trabajo de telecomunicaciones.

Maestro por convicción social
En 1965 un grupo de ciudadanos de la empresa privada de San Pedro Sula organizan una escuela técnica artesanal e industrial, la cual inicia a funcionar a principios de 1970, con el nombre de Centro Técnico Hondureño Alemán (CTHA). Esta Escuela es organizada mediante un convenio de cooperación entre los gobiernos de Alemania y Honduras. Abre sus puertas contratando el personal de instructores. Aquí Miguel participa en un concurso para instructor de taller, el que gana y es contratado por el Ministerio de Educación, con el cargo de Jefe de Taller.

A mediados de 1972, es enviado a Alemania por un periodo de dos años a un curso de formación de instructores, en idioma alemán, en la ciudad Manhaeim. Cuando regresa, es ascendido al cargo de Coordinador General de los Talleres del Instituto. Nuevamente, en 1985 viaja a Alemania por un período de seis meses para capacitarse en dirección y administración escolar. Como músico nato, organiza cuartetos en dicho Instituto, con los que ganan en dos ocasiones, el concurso del Festival de los Zorzales en San Pedro Sula.

Organiza también, la Cooperativa de los Empleados del Instituto, y lograr afiliar a los instructores del CTHA en el Colegio de Profesores de Educación Media de Honduras (COPEMH). Llega a ser Presidente de la Junta Directiva Municipal de San Pedro Sula. Por medio de las actividades gremiales se relaciona con personajes de las fuerzas vivas de San Pedro Sula, y de la intelectualidad nacional; y en el turno nocturno logra concluir el Bachillerato en Ciencias y Letras en el Instituto Minerva.

Columnista del pueblo
Se incursiona en el ámbito periodístico cuando escribe un artículo en La Prensa, titulado “El Subdesarrollo”, en el cual expresa su visión del problema social de Honduras. No es un gran escritor, pero a su manera continua expresando sus ideas como columnista de Diario Tiempo. Está convencido de que la sociedad necesita un liderazgo que la conduzca por mejores caminos hacia el bienestar común, y por eso hacía conciencia al pueblo para orientarlo en la defensa de sus derechos civiles. Escribe de tres a cuatro artículos al mes en la columna que le llama “Para el Pueblo”.

Mantiene muy buenas relaciones personales con Don Edmon L. Bográn, socio del Diario Tiempo, quien en una ocasión, después de leer uno de sus artículos, le dice: “Miguel, deja de querer moralizar al pueblo, pues este lo que necesita son tres cosas: fútbol, política y guaro (alcohol), con eso lo tendrás contento.”

En la columna del Diario jamás ofende a nadie, pero sí se esfuerza por defender a los hondureños sin voz, lo hace con bastante vehemencia por promover los Derechos Humanos. Miguel Ángel es un hombre de paz y bien, el día de su asesinato escribió un artículo el cual tituló. “Todo sea hecho por la Paz, publicado en su columna del Diario Tiempo .

Líder político humanista
A principio de la década de los ochenta hace amistad con un grupo de compañeros socialistas, entre estos Herminio Deras, Moisés Landaverde, Armando García y los líderes sindicales como Cristóbal Pérez y Tomas Nativi.

Para entonces, se organiza el Partido de Innovación y Unidad (PINU), cuyo fundador y presidente es don Miguel Andonie Fernández, quien en una ocasión lo visita en su casa para invitarlo a formar parte del Partido. Llega a desempeñarse como unos de los promotores y fundadores, lo que le permite relacionarse con personajes de la vida política y social, como Enrique Aguilar Cerrato, German Leitzelar y Roberto Leiva.

En 1985, al regresar de Alemania, tiene problemas internos en el PINU por sus ideas democráticas, especialmente con don Miguel Andonie Fernández. En ese momento, Miguel Ángel es Vicepresidente de la Dirección Nacional del PINU y continúan los roces políticos, con algunos lideres recién llegados al PINU en San Pedro Sula. En cierta ocasión discute con don Miguel Andonie Fernández, quien le expresa: “Yo no sé que estás haciendo aquí Miguel, porque eres comunista.”
Miguel Pavón: “Perdone don Miguel, las cosas que Usted ha dicho no tienen razón, ¿quién me fue a buscar a mi casa para que formáramos parte del PINU cuando yo era un simple ciudadano?
Miguel Fernández: “Lo que pasa es que vos queres hacer que el PINU sea un partido comunista pero no lo vas a lograr porque aquí mando yo.”
Miguel Pavón: El Partido necesita una definición a nivel internacional, una línea de acción para caminar y lograr sacar a Honduras del subdesarrollo.

Después de largas y profundas discusiones en varias asambleas logra que el PINU le agregué el componente “SD”, Social Demócrata, modificando los estatutos del mismo. Después de esto, manifiesta a su hermano Constantino Pavón: “Hoy si puedo morir tranquilo, pues el partido queda ubicado en la filosofía de la Social Democracia.” Pues está convenido de que en la combinación de estas ideas políticas está la solución de la mayoría de los problemas que afectan a Honduras y al Mundo. A esta conclusión llega después de sus viajes por Europa y relacionarse con líderes políticos comunales de Alemania especialmente de la Internacional Socialista.

A ciertos militantes les causa malestar el hecho de que Miguel Ángel tiene más simpatías y liderazgo por su forma de pensar y actuar. Le empiezan a crear problemas, especialmente en San Pedro Sula, con el Licenciado Caballero y un doctor odontólogo de la base naval de Puerto Cortés de apellidó Muñoz.

Durante el periodo de gobierno del Presidente José Simón Azcona sale electo Diputado Suplente al Congreso Nacional por el PINU-SD, por el Departamento de Cortés. También lograr involucrar al líder campesino de la ANACH, Antonio Julin Méndez, quien pasa a ser diputado propietario, logrando de esta manera que un campesino se convierta en Diputado por primera vez en la historia de Honduras.

En 1987, en Argentina hay una reunión de las Fuerzas Armadas de Latino América. Desde ahí se informa que en el PINU-SD de Honduras “hay un líder que podría cambiar las estructuras del sistema democrático”, por lo tanto se constituía en un peligro para la supuesta seguridad nacional. Entonces las Fuerzas Armadas de Honduras monitorean los periódicos y se dan cuenta de que Miguel Ángel está elevando su perfil en el ámbito político y social, y es así como lo identifican como un líder de características diferentes al común conocido, puesto que sus ideas son más cercanas a la izquierda y en franca oposición a las ideas conservadoras y oscurantistas de la derecha hondureña.

Justicia para el pobre y bandera de los derechos humanos El doctor Ramón Custodio lo invita a formar parte del Comité de Derechos Humanos (CODEH), por sus actividades reivindicativas en el COPEMH. A Miguel Ángel le impresiona que un hombre acomodado económicamente como Custodio esté defendiendo los derechos de los pobres. En 1982 empieza a trabajar directamente en el CODEH.

Para 1988, Miguel Ángel llega a ser Presidente del CODEH en la ciudad de San Pedro Sula. Y Vice-presidente de la Directiva a nivel nacional.

En este mismo año es amenazado a muerte en varias oportunidades a consecuencia de su testimonio ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos en Costa Rica, donde compareció en septiembre de 1987 como testigo, en el juicio seguido con motivo del desaparecimiento de Manfredo Velásquez y Saúl Godinez Cruz.

Al regresar de Costa Rica manifiesta: “El hecho de que el CODEH haya tenido la logística necesaria para traer a Florencio Caballero (quien estaba asilado en Canadá) a declarar en la CIDH, quien identifica y señala con nombre y apellido las personas encargadas de desaparecer a los líderes del pueblo hondureño, esto hace que este organismo tenga la capacidad suficiente nacional e internacionalmente para lograr cosas mayores.” Así mismo ubica a Miguel Ángel en una situación de alto riesgo. Al juicio en Costa Rica llagaron mercenarios a buscar a Florencio, sin embargo fueron descubiertos por la policía, quienes los invitaron a salir del local donde se lleva a cabo la audiencia.

Mártir de la justicia social
El 13 de enero de 1988, Miguel Ángel regresa a San Pedro Sula del Sur del país. Al día siguiente como a las diez de la mañana, pasa por la casa de sus padres, residentes también en la Colonia Fesitranh. Un vehículo con vidrios polarizados se estaciona por un rato, en frente de la casa de los padres de Miguel; luego, cuando Miguel sale para las oficinas del PINU-SD este vehículo le da seguimiento. Lo mismo le había sucedido a comienzo de año cuando viaja a la aldea de Cacahutare. Un vehículo doble cabina color blanco lo sigue hasta el municipio de Pespire, Choluteca, a 6 Km. de dicha aldea, habiéndose atrevido a preguntar por el en un local comercial ubicado frente al parque central de dicho municipio. Al darse cuenta de esto, el tío Miguel Ángel Salazar, a quien visitaba en la aldea, dispuso acompañarlo en su viaje hasta Tegucigalpa.

Esa misma mañana Constantino Pavón (hermano menor) pasa por la oficina para coordinar un trabajo familiar y acordar la hora que se encontrarían por la tarde. Sin embargo, Constantino no llega a la cita porque tiene inconvenientes con su carro. En la tarde comienza a lloviznar, Miguel Ángel recoge a su amigo Moisés Landaverde para ir a inscribir en una plaza de maestra, a Sandra (hija de Miguel Ángel), actividad que realizaron en poco tiempo. Aproximadamente a las 6:30 P.M lo pasa a dejar a su casa en la Colonia Villa Florencia. Mientras conversan en el interior del vehículo, el motor está en marcha y los faroles encendidos. De pronto, una motocicleta en la que se conducen dos hombres, se detiene en la esquina de la primera calle y primera avenida de dicha Colonia. Uno de ellos se encamina hacia el auto marca Peugeot color beige, llega hasta la ventanilla delantera izquierda del carro y le dispara a Miguel Ángel a una distancia muy corta. Uno de los disparos atraviesa el cuello de Miguel Ángel y entra en el tórax de Moisés, bala que le causa la muerte. A Miguel Ángel le dan dos tiros más en la cabeza, según el dictamen forense.

Meses antes de morir, como presintiendo su muerte, hace saber a sus familiares que sí le pasaba algo, los culpables serían la policía militarizaba del país, la cual tenía asesoría de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y de gobiernos represivos de América del Sur, al tiempo que les daba algunas instrucciones como proceder para protegerse.

El mismo vehículo que estuvo estacionado por la mañana en la casa de los padres de Miguel Ángel, es visto en las inmediaciones del lugar donde velan sus restos. Ese mismo día enfrente de la iglesia cuando salen algunos familiares ven que por la ventana del carro sobresale la punta de una arma.

El 15 de enero de 1988, Héctor Orlando Vásquez, ex-agente del G2 infiltrado en el CODEH, con quien Miguel Ángel tenía bastante confianza, llega a la casa de sus padres, junto a un joven norteamericano, Peter Shielke. Éste, usa una grabadora para preguntar a los padres y al hermano de Miguel, si creen que Miguel era un comunista. Peter Shielke manifestó que el trabajaba para medios de radio en NY. y que tenía como conocidos algunos senadores de su país, por lo cual intentaría interceder, pues Miguel no merecía morir de esa manera.

Un gran padre y esposo
Mientras no estuvo involucrado en actividades gremiales y políticas, fue un padre hogareño, trabajador, cariñoso. Hizo todo lo posible por educar a todos sus hijos y formarlos en profesiones sociales y técnicas.

Se bautizó y fue líder en la “Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días” por más de 10 años. Fueron quizás las enseñanzas de Jesucristo y su filosofía las que influyeron en sus actitudes, pensamientos y acciones en su vida adulta, pues siempre pensaba en el bien común, la armonía, la convivencia y el entendimiento entre todos los seres humanos.

El brazo de la impunidad
En diciembre de 1988 un ex(miembro del Escuadrón 3)16, el señor Fausto Reyes Caballero, dio declaraciones a la periodista Julia Preston del Washington Post, indicando como autores materiales del hecho a los militares teniente de Policía Nacional, Mario Asdrúbal Quiñónez y Sargento Jaime Rosales. El señor Reyes Caballero especificó que el conductor de la motocicleta era Jaime Rosales y el ejecutor del crimen el teniente Mario Quiñónez. Tal afirmación fue hecha posteriormente a la Dra. Anne Manuel de Américas Watch.

Según los informes, el Juzgado Tercero de Letras de lo Criminal de San Pedro Sula, el 20 de abril de 1998, cursa órdenes de arresto contra el Teniente Mario Asdrúbal Quiñónez y el sargento Jaime Rosales. El primero de ellos, en el momento de dictarse la orden de arresto, es segundo Oficial al mando de la Fuerza de Seguridad Pública en La Ceiba, Atlántida.

En el 2007 en San Pedro Sula, un ex miembro del desaparecido Batallón 3-16 identificado como Jaime Ramírez Raudales fue capturado por la Dirección General de Investigación Criminal (DGIC) del barrio El Centro, donde descubrieron que tenía orden de captura por la muerte de los dirigentes populares Miguel Ángel y Moisés Landaverde. Confiado se presentó porque había obtenido libertad mediante un recurso de “Habeas Corpus”. La primera orden de aprehensión sobre Ramírez Raudales, se emitió en junio de 2002, por lo que, se detuvo el 4 de marzo de 2003 en Miami, Florida, donde se encontraba viviendo ilegalmente. En abril de 2006, fue absuelto por la jueza Linda Patricia Reyes, pero como el caso era conocido con el Código Penal antiguo, siguió en la cárcel, mientras no estuviera firme la sentencia.

Ante la absolución, la Fiscalía de los Derechos Humanos del Ministerio Público (MP) presentó un Recurso de Apelación, alegando que había suficientes elementos de prueba como responsable del doble crimen, en el que se involucró al Oficial Asdrúbal Quiñónez, que también fue absuelto y quien falleció trágicamente, cuando la patrulla en la que se conducía se cayó con todo y puente en La Ceiba, Atlántida, con el paso del Huracán “Mitch”.

Cuando en mayo de 2007, la Corte de Apelaciones decide dar respuesta a la petición de la Fiscalía de los Derechos Humanos, revoca la resolución emitida por Reyes y lo condena a 20 años de prisión. Según en vocero del MP para la zona noroccidental, Elvis Guzmán, al detenido, no le queda ningún otro recurso por agotar y tendrá que cumplir los 20 años de reclusión, en la cárcel que determine el juez que conoce la causa.

Autor: B-Ocón

Miércoles, 14 de enero 2009

Fuente: Constantino Pavón, hermano de Miguel Angel Pavón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>