MUJERES DEL MERENDON

Con el apoyo de la Comisión de acción Social Menonita (CASM), grupos de mujeres e diferentes comunidades localizadas en la montaña de El Merendón, se han organizado para la creación de microempresas, informó Zoila Melgar, una de las beneficiarías.
Melgar, vecina de la aldea Nueva Florida, jurisdicción de Choloma Cortés, forma parte de un grupo de mujeres dedicado a la confección y bordado de prendas de vestir, que son comercializados en diferentes centros de atracción turística de San Pedro Sula.
El grupo basa su producción en la manufactura de camisa de hombre, ropa de niño, batas, sobrefundas y manteles elaborados en tela de manta y que son decorados a mano, por la calidad del producto las féminas proyectan conquistar el mercado en otras ciudades del país. La organización está compuesta por dieciséis mujeres capacitadas en la confección y comercialización del producto. Cuentan con ocho máquinas de coser, que fueron donadas por CASM, expresó doña Manuela Nuñez, otra miembra de la estructura.

Origen del grupo
Esta organización se inicia por la explotación laboral de que eran víctimas doña Manuela Nuñez y Mercedes Murcia, quienes trabajaban tardando ropa en un taller de la comunidad Milla Cuatro, jurisdicción de Omoa Cortés.
En este empleo recibían un salario miserable y no contaban con los beneficios sociales que otorga la ley, pues no eran empleadas de planta. “ Nos tocaba caminar por la montaña cada vez que íbamos a Milla Cuatro, yo salía a las seis de la mañana y a veces regresaba a las seis de la tarde, bien cansada porque son como ocho kilómetros” dice dona Manuela Nuñez. El recorrido lo hacían cada 15 días La necesidad económica hizo que estas mujeres permanecieran trabajando en esta situación por más de 25 años. A partir del 2003, abrieron un nuevo espacio en sus vidas, organizándose para trabajar en la comunidad, bajo la dirección y respaldo de CASM, que hasta la fecha continúa brindándoles apoyo.
Hay que destacar la solidaridad mostrada por doña Manuela y doña Mercedes, que se convirtieron en maestras de la comunidad para enseñar a bordar a muchas mujeres, oficio que hoy les permite ganarse la vida.
El Tamarindo
El grupo de mujeres de la comunidad de El Tamarindo también realiza esfuerzos para la organización de una microempresa elaboradora de dulces, jaleas, mermeladas y pan, que son distribuidos en Choloma y San Pedro Sula, con propósitos de mejorar los ingresos de sus miembras.
El grupo lo integran dieciséis mujeres que han comenzado a recibir la capacitación necesaria, según expresó su presidenta Gloria Argentina García.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>