Quitando el talón de hierro

Durante varios meses este año estudiantes de la Universidad Estatal de Florida erigieron un “pueblo de tiendas de campaña” (tent-city) frente a la administración de la universidad.

A pesar de arrestos y persecución, los y las estudiantes perseveraron en su protesta contra la negación de parte de la administración a unirse al Consorcio para Derechos Laborales.

La Universidad prefería integrarse en la Asociación para la Labor Justa, una organización creada por el gobierno estadounidense, empresarios interesados y otros, con el fin de implementar un “monitoreo voluntario” de la maquila.

Esta protesta en la Florida fue organizada por United Students Against Sweatshops (USAS), una organización estudiantil que tiene capítulos en casi 200 universidades de los EE.UU. y Canadá.

Como dice su nombre, la USAS se dedica a la eliminación de “sweatshops”. La meta principal de la US AS es mejorar las condiciones laborales en las maquiladoras, ya que son fuentes de trabajo para muchísimas personas. Lo que pretende la USAS es presionar a las universidades y las empresas para eliminar las condiciones deplorables que prevalecen en la industria maquilera.

“Sweatshop” en ingles significa “taller de sudor”. Tal vez en español se diría “sudor “ – como los pasteles se producen en una pastelería y los balcones en una balconería, así el sudor se produce en una sudorería!

La USAS nació en el verano de 1998 cuando estudiantes activistas de 30 universidades se reunieron en Nueva York para una conferencia de ocho días. La organización que surgió de la conferencia tenía como metas:

1) La coordinación de las campañas
anti-sudoreria en los diversos campus,
2) La elaboración de un exigente
Código de Conducta para la maquila, y
3) La coordinación de los sistemas de monitoreo y verificación.

La principal demanda de todos los capítulos de la USAS es que sus respectivas universidades compren ropa únicamente a empresas que fabrican la ropa en estricto acatamiento al Código de Conducta. Cabe recordar que en los Estados Unidos las universidades anualmente compran ropa para sus tiendas estudiantiles con un valor de dos mil 500 millones de dolares.

La USAS pide que cualquier Codigo de Conducta exija:*1)* Una transparencia pública completa de parte de la universidad,
2) Un sueldo básico justo,
3) fuertes derechos laborales para mujeres,
4) Condiciones laborales adecuadas,
5) Sistemas de monitoreo y verificación independientes, y
6) Respeto al derecho de los/las trabajadores/as a sindicalizarse.
Para garantizar la transparencia, la US AS pide que cada artículo de ropa tenga en su etiqueta los nombres y las direcciones de cada fábrica en que fue trabajado. Solo así se posibilita la verificación de las condiciones de trabajo.

Naturalmente, los administradores universitarios, muy aliados a los empresarios, se oponen a c6digos de conducta exigentes, y por eso organizaron entre ellos mismos la Asociación para la Labor Justa (Fair Labor Association, o FLA), que tiene un c6digo débil y no garantiza la verificaci6n independiente. Tampoco busca proteger los derechos de la mujer ni los derechos laborales en general. Es verdaderamente un instrumento de encubrimiento para los empresarios.

En cambio, el Consorcio para Derechos Laborales (Workers Rights Consortium, o WRC) fue establecido por la misma US AS en cooperación con organizaciones laborales y de derechos humanos. El WRC consiste en un sistema para investigar y verificar las condiciones laborales en las fábricas que producen ropa para las universidades.

Las universidades que se integran a la WRC se comprometen a implementar una transparencia pública amplia y a establecer mecanismos para verificar informaciones recibidas sobre las condiciones en las fábricas. En lugares donde hay represión de trabajadores y trabajadoras ¿donde no la hay?, el WRC coordinara las investigaciones junto con organizaciones locales que son independientes y progresistas.

El famoso autor norteamericano Jack London en 1907 escribió una novel a profética, titulada “El Talón de Hierro”. La novela cuenta de un tiempo futuro cuando “la captura del mercado mundial por los EE. UU. Ha trastomado al resto del mundo. Se derrumban y se desencajan por doquier las instituciones y los gobiernos subyugados.” London describe como una argolla de oligarcas extiende su control sobre los continentes, y, para mantener sus ciudades lujosas, reduce a la clase trabajadora a una nueva esclavitud. “Con mana de hierro y talón de hierro la oligarquía domino la multitud revoltosa, saco orden de la confusión, y del mismo caos genero su propia fundación y estructura.”

¿Será que este texto, escrito hace casi cien años, relata lo que pasando ahora en el mundo? Sin duda, las fuerzas oligarquicas siguen potentes, pero la resistencia, tanto en el Sur como en el Norte, va también en aumento. Los y las trabajadoras y los y las estudiantes del Norte se benefician poco de la explotación de trabajadores y campesinos del Sur.

Organizaciones como la USAS y el WRC buscan la manera de unir las energías tremendas de ambos lados para quebrar la mana de hierro y repeler el telón de hierro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>