Roger Gonzalez líder estudiantil y mártir de la lucha popular

En la década de los años ochentas, los Frentes estudiantiles progresistas de educación media, de la Universidad Nacional Autónoma
de Honduras (UNAH) y de la Escuela Superior del Profesorado eran solidarios, siempre acudían al llamado de lucha no sólo de la comunidad estudiantil sino también se sumaban a la lucha de los campesinos, de los sindicalistas y pobladores.
El 19 de abril de 1988 el Comité Coordinador de Organizaciones Populares (CCOP), el Comité Patriótico Francisco Morazán (CPFM) y los frentes estudiantiles universitarios y de educación media había convocado a todos los sectores populares a una marcha a desarrollarse el 21 de abril y repudiar la violación de la Constitución de la República. Ese día Roger Samuel González Zelaya, dirigente estudiantil de 22 años de edad, mientras caminaba por el Parque Central de Tegucigalpa con rumbo a su casa, fue capturado al mediodía por dos hombres y una mujer vestidos con ropas de civil, uno de ellos fue identificado por un testigo como miembro de la Dirección Nacional de Investigación (DNI). A Roger lo golpearon hasta no más poder. Posteriormente la Fuerza de Seguridad Pública, ahora Policía Nacional, negó su captura. Se rumoró que Roger no resistió la tortura y murió. Al momento de su secuestro era dirigente de la Federación de Estudiantes de Segunda Enseñanza (FESE) y empleado de la Corporación Hondureña de Desarrollo Forestal (COHDEFOR). En mayo de 1988, los familiares, amigos y compañeros de Roger Samuel González Zelaya iniciaron una huelga de hambre en el Parque Central de Tegucigalpa para protestar por su detención y pedir su liberación. La huelga de hambre duró 23 días, y fue suspendida cuando Elvia Zelaya, madre de Roger, se enfermó. A finales de 1988, Fausto Reyes Caballero, ex miembro del Batallón 3(16 quien tras desertar, huyó a los Estados Unidos de América, donde declaró ante varios grupos de derechos humanos, que había visto a Roger González a mediados de julio en el cuartel del Batallón 3)16 en San Pedro Sula. En los tribunales hondureños se presentaron cinco recursos de hábeas Corpus en favor de Roger González. En respuesta a estos recursos, varios miembros de la DNI, de la Fuerza de Seguridad Públicas (FUSEP) y del Primer Batallón de Infantería negaron tener a Roger González bajo su custodia.
Al juez ejecutor ni siquiera se le permitió el acceso a las celdas de la unidad de policía citada en el hábeas corpus. Una declaración de un portavoz de las Fuerzas Armadas, según la cual Roger González había sido capturado por la FUSEP, fue más tarde negada con vehemencia por agentes de la propia FUSEP, uno de los cuales añadió que, de hecho, la FUSEP buscaba a Roger González en relación con una manifestación violenta celebrada ante la embajada de los Estados Unidos de América en Tegucigalpa, el 7 de abril de 1988.
El 14 de enero de 1998, el Comité de Derechos Humanos (CODEH) presentó ante el Juzgado de Letras Segundo de lo Criminal de Tegucigalpa una denuncia contra el general Mario Hung Pacheco, acusado de abuso de autoridad, detención ilegal y secuestro. A pesar de que fueron acusados altos Oficiales de las Fuerzas Armadas, el caso no ha tenido ningún movimiento después de que el Juzgado Primero de Letras de lo Criminal dejó en libertad bajo fianza al Agente Carlos Roberto Velásquez llevares en 1999.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>