Trabajadores y organizaciones populares anuncian acciones para defender el salario mínimo

Las acciones que se realizarán mañana jueves quince de enero en distintas ciudades del país, se derivan de las amenazas de la empresa privada con despedir a los trabajadores argumentando que el incremento salarial afectará sus operaciones. Los empresarios también anunciaron la realización de acuerdos violatorios de la ley y hasta hoy se registran cuarenta impugnaciones al Decreto Ejecutivo del Salario Mínimo, que fueron presentadas por representantes legales de las empresas ante la Corte Suprema de Justicia.

Las intimidaciones en contra los obreros provocaron reacción en las organizaciones sociales y populares que se alistan para iniciar la lucha en defensa del derecho que tienen los trabajadores a mejorar sus condiciones de vida.

El anuncio fue dado a conocer hoy por la mañana en rueda de prensa donde participaron dirigentes de las tres centrales obreras, Bloque Popular, CNRP y de varios sindicatos.

A las siete de la mañana del jueves quince de enero iniciará en San Pedro Sula una marcha que saldrá del Sindicato Municipal, recorrerá la tercera avenida hasta llegar a Expocentro, lugar donde se encuentran las oficinas de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés. Una delegación de trabajadores tratará de dialogar con ejecutivos de la empresa privada, para plantearles su criterio a cerca del aumento salarial.

Decreto
Al declararse fracasadas las negociaciones del salario mínimo entre los representantes de los trabajadores, empresa privada y gobierno, el camino quedo libre para que el Poder Ejecutivo resolviera el incremento salarial, es así como el veinticuatro de diciembre recién pasado, el Presidente de la República, Manuel Zelaya Rosales, dio a conocer el Decreto STSS 374 (STSS )08, que establece un salario mínimo de 5,500 lempiras equivalentes a 290 dólares mensuales para todos los trabajadores del sector urbano y 4,055 lempiras para los obreros de la zona rural.

Estudios realizados por distintas instituciones señalan que el costo de la canasta básica para una familia de cinco miembros alcanza los 6, 400 lempiras, mientras el salario mínimo anterior apenas era de 3, 428, valor que únicamente lograba a cubrir el 50% de las necesidades.

La ley señala como una obligación la revisión del salario mínimo al menos una vez al año, en diciembre para entre en vigencia en enero del próximo año, ha sido costumbre de los empresarios llegar a las negociaciones sin una propuestas que pueda satisfacer la necesidad de los trabajadores y con la excepción de hoy, siempre fueron favorecidos por el gobierno.

Aunque el Decreto de Salario Mínimo entró en vigencia el pasado 1 de enero, los empresarios se resisten a cumplirlo. Sin embargo, los trabajadores, organizaciones sociales y populares exigen su cumplimiento. “Los empresarios se han enriquecido a costa del los trabajadores y del pueblo y no vamos a dejar que nos arrebaten lo que hasta hoy hemos logrado”, dijo Erasto Reyes, dirigente del Bloque Popular.

Reyes dijo que la amenaza de los empresarios abre el espacio para profundizar la lucha de clases que se había perdido, que los trabajadores viven en la miseria y que en Honduras debe haber justicia social.

El coordinador regional de la Central General de Trabajadores (CGT), Julio Figueroa, expresó que el Decreto de Salario Mínimo es una ley que debe defenderse, “también hay que exigirle al Ministerio del Trabajo que no se preste a favorecer a las empresas con las suspensiones que hacen” puntualizó.

Gerey

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>