14 DE ENERO NO SE OLVIDA Miguel Ángel Pavón y Moisés Landaverde están presentes

14 de enero del año 2001. Hace 13 años, el 14 de enero de 1988, fueron asesinados en San Pedro Sula los maestros y lucha­dores populares Miguel Ángel Pavón y Moisés Landaverde.
Habrá algunos que dirán que esos son asuntos del pasado y deben olvidarse. El Borrón y cuenta nueva es una idea propa­gada por los que se sienten seña­lados, los culpables directos e in­directos de tanto crimen.
Pero la amnesia promovida no podrá adormecer al pueblo. No lograrán que olvidemos nuestros muertos. A los que entregaron sus vidas a la justicia hasta el mo­mento en que los verdugos paga­dos por los poderosos se las arrancaron.
Es imposible olvidar a alguien de la talla de Moisés Landaverde y Miguel Ángel Pavón, como tampoco puede borrarse el acto cobarde y alevoso contra ellos cometido.
Recordaremos siempre a Mi­guel y Moisés como maestros en el Centro Técnico Hondureño Alemán, el instituto Patria o la Universidad.
Miguel Estará presente en los cantos que él entonaba y en ca­da pieza musical pensando la patria.
Y cada vez que un títere le ro­be una sonrisa a un niño en las escuelas de barrio pobre, o en cada obra de teatro de los jóve­nes mostrando su verdad, allí es tara con nosotros Moisés Landa­verde.
Los asesinos aun son protegi­dos por el Estado. Pero algún día llegará la hora de la justi­cia y la verdad. De eso pueden estar seguros.
Como seguros estamos noso­tros que n¡ 13 años, ni muchos mas lavarán la sangre de Moisés Landaverde y Miguel Ángel Pa­vón, ni de ninguno de los hijos de Honduras sacrificados por las bestias al servicio del dinero.
Moisés y Miguel están presen­tes en todos los que trabajan por la justicia. También en los que luchan porque se respete los derechos de las obreras de la maquila.
Lejos de apagarse la lámpara libertaria que nuestros mártires encendieron con sus vidas, cada día se volverán más luminosas hasta que eliminen por siempre las sombras malignas que envuel­ven nuestra patria.
Retomamos las palabras de Miguel Ángel en su último artícu­lo, publicado el 15 de enero en Diario Tiempo, “ Porque la lucha hay que seguirla, sin claudicar un segundo, a través del diálogo o de lo que sea necesario. Porque para la abolición de la injusticia y el establecimiento de la paz pa­ra todos, cualquier esfuerzo o sa­crificio no será nunca demasia­do, mucho menos estéril o inútil”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>