A LA COOPERACIÓN ALEMANA Y COOPERACIÓN SUECA

Estimados señores:

Las que suscribimos esta carta somos prestatarias de la Fundación para el Desarrollo de la Vivienda (FUNDE-VI) que sabemos ha recibido sumas millonarias de Alemania (KFW) y Suecia para aliviar el grave problema de vivienda en Honduras.
Lamentamos decirles que esta institución que supuestamente debería ayudar a la gente pobre para obtener o mejorar su vivienda, lo que está haciendo es aprovecharse de nosotras para ganar más dinero, como si fueran un banco privado, manejado por inversionistas sin corazón, que han elevado los intereses en algunos casos hasta el 24 y 26 por ciento.
En nuestra comunidad, Villas del Rosario, y otras comunidades de El Progreso, departamento de Yoro, varios prestatarios han sido víctimas de los abusos de FUNDEVI. Sabemos que igual sucede en otros municipios.
Cuando obtuvimos el préstamo hicimos un gran esfuerzo para dar las primas y sacrificándonos pagamos las cuotas mensuales, pero la situación económica nuestra ha empeorado drásticamente y la opción queda entre comer y atender los hijos o pagarle a FUNDEVI. Entenderán ustedes que lo primero es la vida de nuestros hijos.
Somos obreras de maquila. En la fábrica han parado labores en varias ocasiones por falta de contratos y en esas semanas no ganamos nada. Ese es nuestro único ingreso.
Nuestras familias están sufriendo terriblemente porque nos han quita¬do nuestras casas, nos han dado un plazo para que desalojemos. No tenemos a donde ir y nos han amenazado con sacarnos a la fuerza con la policía.
Un grupo de prestatarios de diferentes municipios se juntaron desde hace tres años para buscar una salida a la imposibilidad de pagar la deuda y sus altos intereses. A algunos les dieron la oportunidad de no cobrarles intereses durante dos años, a nosotras no se nos dio ese alivio.
A inicios del presente año el Congreso Nacional de la República se comprometió a ayudar a resolver el problema, pero la ayuda nunca llegó. En este tiempo FUNDEVI ha puesto nuestras casas en remate y nos están dejando en la calle. Esta terrible presión ha causado serios daños en la salud de nuestras familias.
Los empleados de FUNDEVI y sus abogados no muestran ninguna sensibilidad humana, nos han presionado para que vendamos las casas y paguemos el préstamo, que esa es la única manera de no perderlo todo porque aseguran que también nos quitarán nuestras mesas y camas porque el valor de la casa no cubre la deuda. Sabemos que a muchas personas han despojado de esa manera. A los abogados sólo les interesan los millones de lempiras que reciben de honorarios por la triste labor de lanzar a la calle a personas pobres y humildes.

Los hechos particulares de nuestros casos son los siguientes:
1.- Mi nombre es Fany Rubí Molina, en diciembre de 2001, entregué (Lps. 12,000.00) doce mil lempiras como prima para la vivienda, facilitando la institución (Lps.58,000.00) cincuenta y ocho mil en calidad de préstamo, entregado a favor del señor Luis Flores, quien era el dueño original de terreno.

Debido a las negociaciones que se estaban realizando y luego por dificultades particulares que enfrento en mi trabajo en la maquila, a partir de mayo de 2003, dejé de pagar las cuotas establecidas de Lps.1,254.34 (Mil doscientos cincuenta y cuatro lempiras con treinta y cuatro centavos).
Aunque mi intención siempre ha sido cumplir con el compromiso y a pesar de no contar con los medios para hacerlo, intenté resolver el problema, pero en la institución no me dieron ninguna opción.
El pasado 22 de septiembre se me comunicó por escrito que debía desalojar en dos meses la vivienda y que también se me quitarían mis pertenencias para sumarse al pago de la deuda. La angustia y preocupación afectaron el embarazo de mi segundo hijo, a tal grado que me provocó un aborto. No saben ustedes el daño moral que esto significa, que en nada se compara con el dinero que me han prestado.
¿Cómo es que FUNDEVI me prestó 58 mil lempiras y luego de aportar más de 20 mil lempiras en cuotas mensuales, ahora me exigen que pague una deuda de 78,500 lempiras?. Además exigen que pague los anuncios de remate en los periódicos y honorarios de los abogados por doce mil lempiras, con lo cual el monto apagar sería de unos 100 mil lempiras que la institución exige sean cancelados de forma inmediata, como única forma de salvar la casa. Para ganar 100 mil lempiras yo debo trabajar durante 25 meses.
El aborto y el temor de que me desalojen violentamente junto con mi pequeña niña me tiene muy afectada. Para colmo la fábrica donde laboro desde hace 11 años ha despedido más de la mitad del personal y se corre el riesgo de cierre definitivo por falta de contratos. Mi esposo no tiene un trabajo de ingreso permanente.
2.- Al igual que mi vecina Fanny Molina, yo, Edelmira Xiomara Orejlana, atravieso una situación parecida. En este momento’estoy JTtótahpfera de un remate anunciado para el 2 de noviembre y me encuentro embarazada de mi tercer hijo. Pero mi situación de madre soltera, no ha conmovido a los señores de FUNDEVI, quienes me exigen un pago inmediato de 59 mil lempiras, más el pago de abogado y anuncios de periódicos, a pesar de que mi préstamo es de 58 mil lempiras, y yo he cancelado con mucho esfuerzo 8 cuotas. Trabajo en la misma fábrica y a mi edad si cierran, difícilmente conseguiré empleo en otra empresa.

ANTE ESTOS HECHOS SOLICITAMOS LO SIGUIENTE:
1 ( Que detengan como sea posible los remates de nuestra vivienda y que no se ejecuten los desalojos de las que ya han sido rematadas. Que no nos ha)
fan sufrir más. • Que se revise adecuadamente nuestra situación económica y se nos ayude a encontrar una salida a la deuda. Reconocemos que nos han prestado pero los altos intereses y las condiciones nos están matando. 3, Hacemos un llamado a la conciencia de los funcionarios 4 Y de FUNDEVI para que respeten la condición de embarazo de muchas mujeres prestatarias, ningún bien material justifica el aterrtacfo, que están ec
q¡t*e dfesde Áteatamar y Suecia vengan a investigar el funcionamiento de FUNDEVI y nosotras estamos dispuestas, corno muchos más para dar tertimonio de las anormalidades que ya han sido denunciadas formalmente ante las autoridades de justicia Hondureñas pero que nunca han investigado. El dinero de la cooperación internacional debe ser para ayudar a los mas necesitados y no enriquecer a los pequeños grupos de funcionarios, como ha sucedido repetidamente en Honduras y parece que esta sucediendo en FUNDEVI

Agradeciendo la atención que brinde a la presente,
Fany Rubí Molina
1629(1976)00278
Edelmira Xiomara Orellana
1804(1973)01101

CC: – Congreso Nacional – instituciones de los Derechos de las Mujeres – Embajadas de países cooperantes con
Alemania y Suecia – Medios de comunicación nacionales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>