Edición 3

Artuculos mas destacados

Salud Laboral

Editorial
LA ÚNICA GARANTÍA

La organización de los trabajadores y trabajadoras de la maquila es la única garantía que se respeten sus derechos laborales y humanos. Cada día se cometen miles de atropellos contra las obreras y obreros que tienen muy pocas oportunidades de defenderse por desconocer la ley, tienen miedo a que las o los despidan, sin que les paguen lo que les corresponde o no saben donde acudir para que les ayuden.

EI sometimiento y abuso en la maquila, no se divulga por los medios de comunicación se hace necesario entonces hablar con las trabajadoras directamente para enterarse.

A la obrera y obrero los pisotean, desde la supervisora hasta el gerente, pasando por los jefes de producción, jefes de personal, enfermeras, médicos, la empresa misma y hasta los guardias de seguridad.

Los trabajadores acuden al Ministerio del Trabajo hasta que son despedidos o sienten que están a punta de ser liquidados. En las oficinas del trabajo existen pocas esperanzas de que se logre corregir las violaciones cometidas por los empresarios a las leyes laborales. Se ha comprobado que desde los inspectores hasta los jefes regionales tuercen la ley para favorecer a los patronos.

En el Valle de Sula están constituidas unas ocho instituciones que trabajan en la problemática de las y los obreros de maquila, con oficinas en El Progreso, San Pedro Sula, Villanueva y Choloma a donde pueden acudir por ayuda u orientación las y los obreros.

Pero el problema es tan grande y los atropellos son tantos que ni 50 instituciones a tiempo completo podrían lograr que se respete, de acuerdo a la ley y dignidad humana, a los trabajadores de la maquila. Los empresarios de todas las nacionalidades, no muestran ninguna voluntad de acatar las normas y leyes hondureñas, ni los códigos de conducta de las compañías para las cuales trabajan.

Solo les preocupa que sus abusos no sean conocidos en el país y mucho menos a nivel internacional. Las organizaciones que trabajan por los derechos de las y los obreros de maquila muy poco han logrado avanzar en su lucha y no hay siquiera 20 sindicatos activos que respondan a los intereses obreros. Las violaciones a los contratos colectivos se dan todos los días, porque no hay fuerza organizativa para hacerse respetar.

A diferencia de los empresarios de maquila que tienen sus Cámaras de Comercio, su Asociación de Industriales, al Consejo Hondureño de la Empresa Privada COHEP y Asociación Hondureña de Maquiladores, AHM, para velar por sus intereses en cambio a los trabajadores no se les permite juntarse y organizarse para resolver sus necesidades y por sus derechos.

En las maquilas habrá respeto a la ley hasta que los obreros y obreras estén debidamente organizados y que tengan la fuerza necesaria para garantizar los convenios, acuerdos, códigos de conducta o contratos colectivos, en favor del sector laboral y no se queden en bonitos documentos, para mostrar en eventos nacionales e internacionales por los empresarios y los altos dirigentes sindicales.

Publicado el Sin categoría | Etiquetado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>