Empresarios deben asumir responsabilidad social y respeto al Código de Trabajo

El impacto de la epidemia del VIH-SIDA en la vida de las personas alcanza hasta los centros de trabajo, donde muchas veces la comprensión y aceptación de los patronos puede marcar la diferencia para que alguien no sufra de abusos y discriminación.
El Centro de Investigación y Acción para el Desarrollo (CIADES) es una institución que atiende los casos de las personas que viven con VIH-SIDA y que son victimas de maltrato y violación a sus de¬rechos, por medio del servicio legal, la atención sicológica y la capacitación.
Alfredo Castro, director de CIADES, explicó que existe una Red de Facilitadores de Denuncias que están integrados en 14 grupos de autoapoyo, sin embargo, ha resultado una tarea bien compleja convencer a la gente para que presente demandas , sobretodo si tiene que ver con el aspecto laboral.
“En este año de experiencia que hemos adquirido, es preocupante para nosotros que en la sociedad no se respete la Ley Especial de VIH-SIDA y aunque la discriminación existe en el trabajo, en la casa y en el barrio, existe un temor
para hablar porque no quieren que la gente sepa de su situación y prefieren guardar silencio”, señaló Castro.
Añadió que para su organización es un reto lograr que las y los trabajadores que viven con VIH- SIDA tornen conciencia que no pueden quitarles su derecho al trabajo y que en este momento ya están manejando varios casos que no pueden darse a conocer, mientras las y los afectados no pierdan el temor a ser estigmatizados por la sociedad.
Proyectos urgen de apoyo empresarial
La otra cara de la situación la presentan los afectados por la epide¬mia que se encuentran en situación de riesgo social por su condición, como es el caso de los niños y niñas que son atendidos por las Hermanas de la Misericordia en San Pedro Sula, quienes realizaron un conversatorio junto al Equipo de Monitoreo Independiente de Honduras (EMIH).
Con esta actividad, las organizaciones pretendían sensibilizar a los empresarios para que compartan un poco de sus millonarias ganancias, apoyando este proyecto don de se tiene como principio atender en forma integral a los menores y adolescentes y es por eso que se necesita mucho apoyo en cuanto a alimentación, medicamentos y sobretodo la educación de los menones.
Para Maritza Paredes, coordinadora del EMIH, las organizaciones que atienden esta problemática poco a poco están abriendo espacios para que se respete y valore la dignidad humana de las personas viviendo con VIH-SIDA, sin embargo, hay un trabajo pendiente porque los empresarios asumen una actitud de indiferencia e ignorancia ante la epidemia.

CIADES
(Centro de Investigación y Acción para el Desarrollo) Colonia Ruiz, 4 calle, 7 y 8 ave¬nida, frente a iglesia San Pablo Casa No. 707, San Pedro Sula. Tel. 553-6061 (Alfredo Castro)
Hogar Corazón de la Misericordia Colonia Perfecto Vásquez, en¬trada principal, San Pedro Sula Tel. 506-0569 (Marbely del Cid)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>