HRN despide periodista que luchó por defender la libertad de expresión

Tegucigalpa Honduras.-La huelga de hambre de los fiscales en abril del 2008 y el golpe de Estado el 28 de junio, fueron los dos episodios que lo ubicaron con mayor presencia, en la “mira” de los propietarios y altos ejecutivos de HRN.

Castellanos es un reconocido periodista que pese a haber laborado en una emisora que mantiene evidentes compromisos con funcionarios públicos, políticos y empresarios, luchó hasta el último momento por mantenerse incólume.

Una transmisión que hiciera, en apoyo a Radio Globo, semanas atrás, sobre el enfrentamiento que estaba suscitándose entre los elementos del ejército, la policía y los miembros de la Resistencia Nacional, fue “la gota que rebasó el vaso” y lo que le costó su empleo.

“Lo hice porque como hondureño y periodista que soy, sentí la necesidad de informar de lo que pasaba; estaban golpeando gente, capturando gente y nadie estaba informando de lo que estaba ocurriendo en ese momento”, dijo.

Osmaro, como cariñosamente se le conoce en el gremio de periodistas, concedió una entrevista a Revistazo.com y nos cuenta las odiseas que tuvo que surcar en HRN para no traicionar sus principios ni supeditar su libertad de expresión a los intereses de otros.

Le cierran programa “Voces y cantos de Honduras!

La cobertura con crítica, análisis y cuestionamientos a las autoridades del Ministerio Público durante la huelga que realizaron 4 fiscales en abril del 2008, junto a centenares de representantes de organizaciones y hondureños particulares, le valieron el cierre de su programa “Voces y cantos de Honduras”.

“En él brindé un espacio amplio a quienes protagonizaron la huelga, a los hondureños y hondureñas que le apoyaron y en general, al movimiento que se gestó en esa lucha; fui el único periodista de HRN que trató de darle una cobertura diferente”, dijo.

Sin embargo contó a este medio la injerencia de Marcia Facussé de Villeda en su clausura. “No puedo creer lo que estoy oyendo, estoy escuchando HRN, óigame, no puede ser lo que estoy escuchando”, es lo que rememora de una llamada telefónica en la que Marcia Villeda le reclamó sobre las criticas que realizaba al ex Fiscal General del Ministerio Público, Leónidas Rosa Bautista a través de su programa.

Días después, se ordenó por orden de Rodolfo Caraccioli, Sub Gerente de la casa de radio, el cierre definitivo de ese programa. “Iba a cumplir 11 años de estar al aire de estar brindando un espacio cultural, una cobertura de difusión del arte, al folklore, a los artistas, a las fiestas culturales a la gente y consideré que ante los pocos espacios que le daban a la huelga de hambre de los fiscales, yo debía brindarles apoyo”, enfatiza el periodista.

Golpe de Estado

Para las y los periodistas de HRN que disienten de que el hecho ocurrido el 28 de junio fue una “sucesión constitucional” como le llaman en la emisora al golpe de Estado, la cobertura de esa temática es un dolor de cabeza.

“Cuando ocurrió el golpe, estuve de 4 a 5 días que no trasmitía cosas; quise informar de las marchas y no se podía.

Claramente se me dije que no se podía dar cobertura a ello”, afirma Castellanos.Comenta que se les ordenaba no dar cobertura a las marchas de la resistencia. “Pero en una oportunidad estaba en medio de centenares de personas informando y diciendo que se estaba exigiendo el regreso de Zelaya al poder y me colgaron la llamada a mitad de transmisión”.

Prohíben sus transmisiones en vivo

Osmaro dice que intentaba por todos los medios transmitir información acerca del golpe de Estado, de las manifestaciones, de las represiones etc.

Sin embargo todo fue en vano.“Me pedían que pre-grabara todas mis transmisiones, cosas que me parecían rara hasta que un compañero me confirmó que por órdenes superiores, se había prohibido que yo informara en vivo y que todo debía grabarse antes de transmitirlo”, asevera.

Afirma que en ese ínterin, reclamaba la falta de libertad a sus jefes y el respeto a la libertad de expresión. “Aún así nunca me autocensuré, sabía que me estaba exponiendo pero no puedo traicionarme, ni traicionar a mi pueblo”.

Transmisión a Radio Globo

Aunque se le informó que se había tomado la decisión de separarlo de su cargo debido a una “reorganización interna”, el periodista está consciente que ese fue solo un pretexto para deshacerse de él.

“Yo le pedí a Caraccioli que me dijera la verdadera razón de mi despido y me dijo al final de una plática extensa que sí, que se debió a las transmisiones que hice para empresas como Guatevisión, medios de Perú y argentina y en Honduras, para Radio Globo que lo hice una vez”, asevera.

Agrega que en las transmisiones siempre recalcó que la libertad de expresión se estaba violentando en Honduras, que solo había apenas de dos a tres medios que informaban lo que de verdad estaba pasando”.Ese episodio fue el puntapié final de Castellanos para acelerar su salida de ese medio.

Un libro de historias se podría escribir de este periodista que mucho antes de la huelga de hambre y del golpe de Estado, tuvo que surcar las trabas que se le imponían cuando en sus reportajes se mencionaban nombres de funcionarios, empresarios o políticos “embarrados” en actos que riñen con la ley y la justicia.

“Si mi pluma tiene precio no puedo ser periodista, si mis pensamientos y decisiones son manipuladas por otro, no puedo preciarme de ser periodista”, enfatizó al final de la entrevista el periodista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>