Maquiladora Hamlet amenaza con suspender operaciones

La empresa asumió la carga laboral de más de mil trabajadores, por cierre de Olga de Villanueva y ahora se resiste a reintegrar a los trabajadores despedidos.

Una decena de operarios que por tratar de organizarse en sindicato fueron despedidos el pasado cuatro de marzo, por la empresa Olga de Villanueva, mantienen una demanda laboral para exigir su reintegro.
El juicio entablado en el Juzgado del Trabajo de San Pedro Sula, es en contra la fábrica Hamlet Manufacturig, empresa que asumiera la carga laboral, luego que la textilera Olga de Villanueva cerrara operaciones, con el fin de evitar la organización sindical de sus trabajadores.
El cuatro de marzo, mientras los trabajadores hacían los trámites ante el Ministerio del Trabajo, para obtener la personería jurídica, la empresa Olga de Villanueva, ubicada en el parque industrial ZIP Villanueva, de Villa nueva Cortés, despidió a cuarenta trabajadores, de los cuales, diez, ejecutan acciones para exigir su derecho al reintegro, el pago de los salarios caídos y el costo por honorarios del abogado que lleva el caso.
Baudilio Andará, Organizador de la Confederación Unitaria de Trabajadores de Honduras (CUTH), condenó la actitud de algunos empleados del Ministerio del Trabajo, que se encargan de informar a los empresarios sobre los trámites que se realizan para la legalización de sindicatos.

Antecedentes
En 1994 unos 100 trabajadores de Olga de Villanueva, fueron asesorados por la Federación Independiente de Trabajadores de Honduras (FITH), para organizar un sindicato. Sin embargo, la fuga de información al interno del Ministerio del Trabajo, obstaculizó esta labor, expresó Andará.
Los empresarios respondieron con despidos masivos, los obreros se organizaron para protestar y se tomarse las instalaciones de ZIP Villanueva, paralizando las labores de más de de 6 mil trabajadores. Esto tuvo una inmediata respuesta de la policía que de pronto reprimió a los operarios.
A finales del 2004, se reiniciaron los trámites de organización, pero en enero de este año, los trabajadores fueron nuevamente traicionados produciéndose así, un nuevo despido de obreros.

Cierre
Al conocer los empresarios el avance del trámite realizados por los trabajadores, optaron por cerrar la fábrica. Y es así, como el sie¬te de marzo llamaron a los inspectores del trabajo para notificarles que la escritura de constitución de Olga de Villanueva estaba siendo cancelada, manifestando su decisión de trasladar a los trabajadores a una empresa del mismo grupo denominada Hamlet Mnufacturing.
A Hamlet Manufacturing fueron trasladados más de mil trabajadores y esta empresa asume toda la carga laboral. Por el despido de los trabajadores realizado por Olga de Villanueva, los obreros protestaron ante la Asociación Hondurena de Maquiladores (AHM).
La posición de los obreros fue publicada en medios de comunicación nacional e internacional, ocasionando que el Comité Nacional Laboral de los Estados Unidos, conociera del caso y gestionara con Warnaco, la casa matriz, el reintegro de los obreros despedidos.
Basados en su propio Código de Conducta, Warnaco, exigió a los ejecutivos de Hamlet, reintegrar a los trabajadores, aunque hubo compromiso por parte de los empresarios, todo ha quedado en una simple promesa.
“Es lastimoso que el Ministerio del Trabajo, que es el ente coordinador de las relaciones obrero-patronales, no se preocupe por resolver este tipo de problemas. Nosotros estamos solicitando que se hagan las inspecciones de rigor y que constate las violaciones a los derechos de los trabajadores donde se ha llagado al extremo de suspender la atención del Seguro Social y no sabemos cual es la intención, si es cerrar definitivamente o con el pro¬pósito de desesperar a los trabajadores para que renuncien”, manifestó el entrevistado.

Amenazas
En una reunión ejecutada el pasado 26 de mayo, los obreros buscaban un arreglo a través de la AHM, lastimosamente ejecutivos de la empresa Hamlet, no llegaron a la cita.
Andará, dijo que en la reunión les habían manifestado sobre algunos problemas que enfrenta Hamlet, debido a una crisis de producción y que por tal razón pensaban en aplicar una suspensión a todos los trabajadores.
“Esto es como un sombrerazo para querer intimidar a los trabajadores para que desistan de su petición, pero ésta es una potestad de ellos y nosotros estamos convencidos que tenemos que continuar dándoles el apoyo hasta que las autoridades pongan sus buenos oficios para solventar este conflicto, argumentó Andará.
La fábrica es de capital mixto (hondureno y estadounidense) y el presidente de la compañía, es Larry Ston.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>