ONU critica impunidad de violaciones, a derechos humanos en Honduras

El Consejo de Derechos Humanos conoció el 15 de marzo el informe de la
Alta Comisionada de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para los
Derechos Humanos, Navy Pillay, acerca de los abusos ocurridos en Honduras
tras el golpe.

“La ausencia de investigaciones judiciales independientes, oportunas y
efectivas dejó impunes a la mayoría de los responsables, y a las víctimas,
sin protección ni reparación judicial apropiada”, según el informe.

El documento cuestiona el uso sistemático de la fuerza excesiva por parte
de fuerzas militares y la Policía para disolver manifestaciones opositoras
pacíficas, que causó muertes y heridas; la aplicación de torturas a
personas acusadas de ser partidarias del depuesto presidente Manuel
Zelaya; miles de detenciones arbitrarias, seguidas de malos tratos y la
limitación severa de la libertad de expresión, mediante la ocupación de
medios de comunicación y la interferencia o interrupción de sus señales.

Entre sus conclusiones, la Alta Comisionada señaló que los preparativos
del proceso electoral del 29 de noviembre, en el que ganó el actual
presidente Porfirio Lobo, “tuvieron lugar en el contexto de limitaciones
y suspensión de garantías, como la libertad de expresión y el derecho de
reunión pacífica.

A la impunidad imperante se suma la desprotección en la que se encuentran
las personas en Honduras por no contar con órganos de garantía autónomos,
eficaces e independientes que les protejan.

El informe surge en momentos en que el gobierno de Porfirio Lobo procura
el reconocimiento de la comunidad internacional. CEJIL insiste en la
necesidad de establecer condiciones mínimas para este reconocimiento y en
este sentido las consideraciones de la Alta Comisionada constituyen
insumos legítimos acerca de las acciones concretas que se deben
implementar en Honduras.

Para la Alta Comisionada “la fiscalía, los jueces y la Corte Suprema de
Justicia, en general han apoyado a las autoridades de facto defendiendo
medidas restrictivas a costa de la protección de los derechos humanos y
del respeto del estado de derecho”.

Adicionalmente señaló que “las instituciones encargadas de la protección
de derechos humanos y de garantizar el estado de derecho en muchos casos
no cumplieron este mandato, como consecuencia principalmente de la falta
de independencia”. La señora Pillay concluye que “la falta de
independencia del Poder Judicial y la aplicación e interpretación
desiguales y discriminatorias de la ley han sido evidentes”.

En cuanto al Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH), Ramón
Custodio, el informe destacó que “no cumplió con su mandato de proteger
los derechos humanos, negándose a investigar las denuncias presentadas a
su oficina”. Además mencionó que “en la mayoría de los casos las medidas
del propio Comisionado Nacional y su oficina fueron consideradas
ineficientes, negligentes, o directamente incompatibles con su mandato.”

Estas afirmaciones de la Alta Comisionada son prueba suficiente del
vergonzoso rol que jugaron las autoridades de la Corte Suprema y el
CONADEH en el golpe de Estado. A ellos se les debe exigir responsabilidad
por sus actuaciones.

Por otra parte, el informe destacó la incompatibilidad de varias normas
internas con las obligaciones internacionales del Estado de Honduras e
inclusive recomienda enérgicamente revisar o derogar, entre otras, las
disposiciones relativas a los delitos de sedición y manifestación ilícita,
la Ley de policía y convivencia social y la Ley de estado de sitio.

Esta recomendación es fundamental ya que casi un centenar de personas
continúan sometidas a procesos penales por los delitos de sedición y/o
manifestación ilícita. Para la Alta Comisionada “estas acusaciones o bien
son infundadas, o en el mejor de los casos incongruentes o
desproporcionadas”.

CEJIL considera que se debe ordenar el archivo inmediato de este tipo de
procesos y cesar la persecución política contra las personas que conforman
el Frente Nacional de Resistencia contra el golpe de Estado.

CEJIL aplaude el informe de la Alta Comisionada y hace un llamado a la
comunidad internacional para que exijan el cumplimiento de las
recomendaciones establecidas en el mismo, previo a conceder el
reconocimiento internacional a las nuevas autoridades hondureñas.

Contacto de prensa:
Nancy Marín
Periodista
Programa de CEJIL para Centroamérica y México

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>