SURGE NUEVA AMENAZA CONTRA LA CLASE TRABAJADORA HONDUREÑA

La empresa privada, a través de la Asociación Nacional de Industriales, ANDI, amenaza con sacrificar aun mas a la clase trabajadora, pretendiendo incrementar la jornada de trabajo de 8 a 12 horas diarias, como condición para aceptar un nuevo incremento en el salario mínimo.

Fernando García, director de la ANDI, expresó, durante una entrevista a Vica Televisión, que están en la disposición de negociar un aumento, siempre y cuando la jornada laboral se incremente a 12 horas diarias.

De acuerdo al Código del Trabajo, en su Título IV, Capítulo I, Artículo 322.- La jornada ordinaria de trabajo diurno no podrá exceder de ocho (8) horas diarias y cuarenta y cuatro (44) a la semana. La jornada ordinaria de trabajo nocturno, no podrá exceder de seis (6) horas diarias y treinta y seis (36) a la semana. Jornada mixta, la que comprende períodos de tiempo de las jornadas diurna y nocturna , siempre que el período nocturno abarque menos de tres (3) horas, pues en caso contrario, se reputará como jornada nocturna. La duración máxima de la jornada mixta será de (7) siete horas diarias y de (42) a la semana.

Con estas medidas, la empresa privada pretende ratificar las violaciones existentes en la actualidad, donde empresas como las maquilas obligan a sus trabajadoras (es) a trabajar entre 10 y más de 12 horas diarias, con sistemas inhumanos como; 4×4, 5×3 y 5×2, afectando la salud y la vida de las trabajadoras, provocando daños irreversibles en los músculos y huesos, entre otros.

Incrementar el salario mínimo condicionado con el aumento de la jornada de trabajo a 12 horas diarias, disminuye los derechos de la clase trabajadora y viola los derechos sociales y humanos, exponiendo a la población a los daños a su salud por las largas jornadas de trabajo y la exigencia de cumplir las altas metas de producción como en la industria maquiladora. Estudios reportan que 97 de cada 100 trabajadoras sufre de daños irreversibles en músculos y huesos, quedando en la mayoría de los casos sin posibilidades de desarrollar ninguna actividad productiva.

Los empresarios no deben ignorar el alto costo de la vida que afecta a la mayoría de los hondureños, por los incrementos a la canasta básica, servicios públicos, transporte y vivienda. El salario mínimo actual es de tres mil trescientos noventa y nueve lempiras (3,399.00 lps.), menos de ciento ochenta ($180) dólares al mes, insuficiente para vivir dignamente.

CODEMUH hace un llamado a todas las organizaciones del movimiento social para que se pronuncien en contra de ésta nueva amenaza contra la clase trabajadora, mientras otros países, tanto en Europa como en América Latina buscan disminuir a seis horas diarias la jornada de trabajo.

Tomado de Noticias CODEMUH

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>