Tragando tamo

“Eran casi las dos de la tarde, el sol golpeaba duramente las paredes de la fábrica, adentro 500 trabajadoras que a ritmo inalcanzable comenzaban lentamente a sentir el rigor de las temperaturas, el tamo (o polvo industrial), asfixiaba por todos lados, los gritos e insultos de los supervisores hacían que el ambiente, comenzará a sofocar, las luces bajas, las escasas ventanas y el rigor del trabajo comenzaron a desencadenar lo que todos y todas se imaginaban, lo que la mayoría veía venir, pero que nadie se atrevía decir; de una en una las trabajadoras comenzaron a desvanecerse, rompiendo el silencio con sus cuerpos que se estrellaban como rollos de tela en el piso. De uno en uno, fueron cientos de cuerpos enrollados en el suelo, por un segundo, casi ausentes de su cotidiana desgracia, las trabajadoras fueron testigos de su terrible suerte, reclusas de su miseria debieron oler desde la prepotencia y la arrogancia del capital, su muerte en unos interminables minutos”.

En Honduras más de 130 mil personas trabajan en la industria de la maquila, de estas, cerca del 80% trabaja en el sector textilero, es decir que unos(as) 120 mil trabajadores(as) se dedican a al confección de ropa.

Es imposible determinar con exactitud, cuantos(as) obreros(as) sufren las consecuencias físicas y psicológicas de laborar en este rubro pero existen datos importantes que reflejan que miles padecen serios problemas respiratorios, pulmonares y dermatológicos (de la piel).

En un estudio elaborado por la Federación Independiente de Trabajadores de Honduras FITH y la Federación de Sindicatos de Trabajadores Democráticos de Honduras, FESITRADEH, con apoyo de SID Dinamarca, se señala que la maquila textilera, en especial, demuestra una deficiencia y carencia real en su infraestructura, que genera los siguientes problemas:

1. Hacinamiento laboral (muchos trabajadores en un mismo espacio)
2. Falta de ventilación
3. Falta de extractores (para extraer el polvillo del aire)
4. Exceso de polvo industrial (tamo en el ambiente)
5. Alta concentración de ruido (generado por las maquinas industriales)
6. Falta de agua purificada
7. Falta de equipo de seguridad personal, como mascarillas, guantes, gabachas
8. Iluminación inadecuada (que afecta la visión de las y los obreros)
9. Asientos de trabajo inadecuado (provocando problemas de circulación, dolores musculares crónicos)

El problema del polvo industrial inhalado por las y los trabajadores textileros, calor excesivo y ventiladores, está generando serios problemas en la salud de estos. Se ha descubierto que existe una gran incidencia de enfermedades tales como alergias respiratorias y dermatológicas.

Los síntomas son exceso de mucosidad, picazón en la nariz, irritación en la piel, Ronchas rojas y otros.

Las enfermedades que mas se presentan son rinitis alérgica, rinofaringea hiperactiva, faringitis crónica, conjuntivitis alérgica, rinosinusitis crónica, parálisis facial por estrés, asma bronquial, dermatitis alérgica, sinusitis alérgica, bronquitis, amigdalitis y afecciones pulmonares.

Falta análisis e investigación del sector sindical en torno a esta problemática, lo que en voz de Justo Pastor, Coordinador en Honduras del Proyecto de Medio Ambiente Laboral de la Coordinadora de Sindicatos Bananeros de Honduras COSIBAH y SID Dinamarca, “provocará mayores y serios problemas para el futuro”.

Pastor indica además que el sector sindical “Sabe que existen los problemas pero como no existe el análisis del problema, tampoco tienen estudios, y si los tienen se duermen en los archivos, genera una incapacidad para dar respuesta a uno de lo problemas serios de la salud de los trabajadores”.

Agrega que “las debilidades dan lugar a que las empresas maquiladoras ignoren los convenios y tratados internacionales e incluso la escasa legislación nacional que existe al respecto”

“Existe en el Código del Trabajo artículos que normatizan la protección del obrero. Lamentablemente hay normas internacionales como las de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que no las acatan los empresarios y la OIT no tiene la fuerza coercitiva para exigir a los Estados hacer cumplir con los convenios que se ratifican”, agregó Pastor.

Pastor señala además que “ahora para los empresarios y algunos dirigentes sindicales ya no se trata de mejorar a partir de lo que se tiene, sino de desmejorar lo que ha logrado la clase obrera”.

Como prevenir las enfermedades más frecuentes en la maquila

1. Evitar la inhalación de polvos químicos. Usar mascarillas que la misma empresa debe proporcionar, estas deben ser adecuadas para la función de evitar la inhalación de polvo industrial, es decir no cualquier mascarilla, se debe exigir la adecuada.

2. Evitar el contacto con los materiales que provocan o generan alergias a la piel. Pedir guantes para manipular químicos y telas.

3. Exigir ventilaciones adecuadas en los espacios donde se trabaja

4. Exigir la colocación de extractores de aire en el piso que son los que succionan el tamo.

5. Si su problema es irremediable y constante, exigir con antecedente médico el traslado de puesto o lugar para evitar que la enfermedad o problema se vuela irreversible o crónico.

6. Controlarse constantemente y dar a conocer cualquier problema que se le presente en su salud física.

7. Cuando un compañero(a) presente síntomas de exceso de tos y cambio en la tonalidad de la piel alertar a la persona y a los responsables de salud, pues puede ser un caso de tuberculosis, problema asmático, pulmonar o bronquial que puede causar la muerte si no es tratado a tiempo.

Te recordamos que tenés derecho:

A un trabajo digno y no forzado
A recibir atención de salud de calidad
A tratamiento si te encontrás convaleciente
A ser trasladado de tu puesto de trabajo a otro que no afecte tu salud física y psicológica
A denunciar cualquier atropello en contra de tu salud y la de tus compañeros(as)
A ser indemnizado si por motivos de tu trabajo desarrollas algún tipo de enfermedad que te impida tener una vida normal
A negarte a trabajar en situación que afecte tu salud
A exigir protección laboral, las herramientas y materiales que impidan un daño físico en tu cuerpo.
TENES DERECHO A TENER DERECHOS.

Publicado el Sin categoría | Etiquetado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>