UN SOLO SINDICATO para los trabajadores de la maquila

En las leyes hondureñas está establecido claramente el derecho de organización de los trabajadores. El Código del Trabajo lo regula en el capitulo II, del título VI sobre las organizaciones sociales.
Los trabajadores y trabajadoras pueden constituir un sindicato con un mínimo de 30 afiliados.
El sindicato puede ser de base si va a representar trabajadores de una misma empresa.
O puede ser de rama o industria si se afilian trabajadores y trabajadoras de diferentes empresas que se dedican a la misma o similar actividad.
En Honduras hay registrados mas de doscientos sindicatos agrupados en unas diez federaciones, las cuales a su vez constituyen tres centrales obreras: Confederación de Trabajadores de Honduras CTH, Central General de Trabajadores CGT y Confederación Unitaria de Trabajadores de Honduras CUTH.
Se cuenta con unos 250 sindicatos registrados, pero muchos de ellos están inactivos o incluso ya desaparecieron las empresas donde tenían sus afiliados. Muy pocos son sindicatos de industria, lo cual implica gran dispersión y debilidad para el movimiento obrero.
El sindicato de empresa generalmente es pequeño y no tiene mayor fuerza. Hay muy pocos con mas de mil afiliados, como el Sindicato de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras SITRAUNAH, el Sindicato de la Tela RRCO Sitraterco y el Sindicato de la Standar Fruit Company Sutrasfco. La mayoría de los sindicatos de empresa o base tienen

EJEMPLOS DE SINDICATOS DE INDUSTRIA O RAMA

SÍTRAMEDHYS:
Sindicato de Trabajadores de la Medicina, Hospitales y Similares.
STIBYS:
Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Bebida y Similares.
SITIAMASH:
Sindicato de Trabajadores de la Industria del Azúcar, Mieles, Alcoholes y Similares de Honduras.
SITRACCYA:
Sindicato de Trabajadores de Casas Comerciales y Afines.
STINCA:
Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Construcción y Afines.
SINAMEQUIP:
Sindicato Nacional de Motoris¬tas de Equipo Pesado.

membresía menor a los quinientos afiliados y hay muchos con menos de cien y hasta de cincuenta afiliados.

En la maquila los patronos se valen de muchos recursos para evitar la organización sindical. Pero cuando no lo pueden evitar prefieren un sindicato de base por pequeño, fácil de controlar, manipular o destruir. Hay menos de veinte sindicatos de base funcionando en la maquila y ningún sindicato de industria.
Legalmente existió el Sindicato de Trabajadores Textileros de Honduras SITRATEX que funcionaba en tres pequeñas empresas de un mismo dueño: Textiles Maya, Encanto y Colibrí. SITRATEX llegó a tener contrato colectivo, pero desapareció a finales de los 90 con el cierre de las empresas.
En 1994 se organizó, en la empresa SELIMCA de San Pedro Sula, el Sindicato de Trabajadores de la Confección de Honduras SITRACONFEH, pero este desapareció antes de obtener su personería jurídica, al cerrar la empresa.
En La Lima se organizó en 1999 un sindicato de rama que se le llamó Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Maquila y Similares de Honduras SITRAIMASH. Este incluía unos 400 trabajadores de la empresa Yoo Yang y nueve trabajadoras de la empresa Kimi.
El Estado rechazó la inscripción del Sitraimash alegando que ya existía un sindicato de base en Kimi. Ese argumento no tiene sustento legal puesto que en una misma empresa pueden existir un sindicato de base y afiliados a un sindicato de industria o rama. Lo anterior pasa, por ejemplo, en los hospitales donde tienen
sindicato de base, como en el Hospital Escuela, y a la vez hay afiliados al Si-tramedysh que representa trabajadores de diferentes centros.
Ante la negativa gubernamental los trabajadores de Yoo Yang constituyeron un sindicato de base, el Sindicato de
Trabajadores de la Empresa Yoo Yang, STEYY.
Existe aún el Sindicato de Trabajadores de la Costura SITRACOSTU-RA que funcionaba desde hace más de treinta años en las fábricas Presidente Paz y la fábrica Van Heusen. Esta última cerró y el sindicato se ha quedado en una sola empresa. En verdad los estatutos y las intenciones de la dirigencia de Sitracostura nunca han sido de un sindicato de industria, no han hecho ningún esfuerzo por organizar trabajadoras de la maquila.
Los sindicatos de empresa tienen muy poca capacidad de negociación o presión. Eso los obliga a depender de una federación que en la práctica los sustituye en la representación. A los directivos de las federaciones también les convienen los sindicatos pequeños que no pueden valerse por si solos y requerirán siempre de sus servicios.
El sindicato de industria en la maquila es una amenaza para los patro¬nos por la fuerza con que contaría. Podría luchar por conquistas que be¬neficiarían a 120 mil personas, tendría capacidad de negociar su salario mínimo directamente con los patronos, sin depender de las centrales y el gobierno.
Pero también sería una amenaza para los dirigentes que tienen hasta 25 años de estar como funcionarios sindicales de las federaciones. Un solo sindicato de industria de la maquila podría tener mas afiliados que la suma de todos los afiliados de los diferentes sindicatos de base de las federaciones. Es decir que las maquileras asumirían el control fácilmente de las federaciones.
Para los trabajadores de la maquila definitivamente la mejor opción es un solo sindicato de industria que aglutine a todas las trabajadoras y trabajadores, con una sola directiva central y estructuras en los parques industriales y seccionales en cada empresa donde se organice. Si ese esfuerzo no lo hacen las organizaciones sindicales, la necesidad llevará a que algún día lo hagan otras fuerzas sociales. La gran huelga de 1954 no la impulsó ningún sindicato. La ley no establece que haya que pertenecer a una federación o central para constituir un sindicato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>