Confeccionaban ropa para Ivory Cierra fábrica en Chamelecón sin cumplir con derechos laborales

Mas de setenta trabajado(as) de la empresa outhern Knit Manufac-oring (conocida como .K. Manufacturing), perdieron sus prestaciones laborales y salarios rezagados, luego que los propietarios cerraran operaciones, informó Isabel Escobar, coordinadora del Consultorio Jurídico Popular (CJP) de San Pedro Silla.
La fábrica se encontraba ubicada en el kilómetro siete de la carretera de occidente, y era propiedad de los hondureños Juan Romero y Marco Antonio Reyes Mendoza, quienes argumentando falta trabajo mandaron a descansar a los obreros del 13 al 20 de agosto, tiempo que ocuparon para sacar la maquinaria y no regresar más, según se informó.

Antecedentes
En muchas ocasiones los trabajadores (as) se quejaron por los malos tratos recibidos de parte de los propietarios de la fábrica y del supervisor Jimmy Suarez, quienes cerraban el portón para obligarlas a trabajar horas extras, el pago de salarios se realizaba el sábado a las cuatro de la tarde, y no les pagaban el tiempo extraordinario.
El 18 de noviembre del 2003, los trabajadores solicitaron al Ministerio del Trabajo una investigación por violaciones a los derechos laborales, pero a pesar de que esa Secretaría de Estado levantó un acta y hubo compromisos, la situación nunca cambió.
Denuncias escritas de las trabajadoras hacen constar que el local era inapropiado para la labor que allí se realizaba, no contaba con ventilación, solo existía un servicio sanitario que por fal ta de agua pasaba sucio y las obreras compraban el agua purificada.
Las obreras también denuncian que entraban a las seis de la mañana de lunes a sábado, no contaban con hora de salida porque las metas de producción eran demasiado elevadas, muchas veces trabajaron hasta la medianoche y tuvieron que comprar la cena, porque la empresa no se las daba.
“Esta empresa tampoco cumplió con el beneficio del Seguro Social, pago de aguinaldos, bono escolar, ni vacaciones”, aseveró Isabel Escobar.
S.K. Manufacturing se dedicada a la confección de ropa deportiva marcas Mudd y Mudd Jeans, trabajaba para la empresa Ivory ubicada en Estados Unidos.
Escobar dijo que los propietarios de la fábrica ofrecieron a los obreros la posibilidad de convertirse en socios de la empresa y que participaran en las utilidades, pero tomando en cuenta la experiencia de otros trabajadores, los operarios rechazaron la propuesta. Esta fue la razón para que decidieran darles vacaciones.

Demanda
El Consultorio Jurídico Popular en representación de veinte obreras afectadas por el cierre, interpuso una demanda laboral en el juzgado Segundo del Trabajo de San Pedro, con el propósito de recuperar las prestaciones de las trabajadoras.
Hasta el momento ha sido imposible la recuperación de estos derechos, debido a que los empresarios desmantelaron la fábrica y no dejaron bienes al interior del inmueble.
A través de las obreras se tuvo conocimiento que la maquinaria había sido trasladada a una bodega ubicada en la colonia Honduras de San Pedro Sula, pero al momento de hacer el embargo, los bienes ya no se encontraban en ese lugar.
“Esto ha dificultado la recuperación de los derechos de los trabajadores y ante esa situación solo queda que el ex gerente de la empresa, Marco Antonio Reyes Mendoza, conteste la demanda a fin de solventar el problema laboral”, expresó Isabel.
Por averiguaciones realizadas se tiene conocimiento que Marco Antonio Reyes, ( ex gerente de S. K. Manufacturing), se encuentra trabajando como supervisor de la fábrica Sejin ubicada en el parque industrial Realsa que antes fue conocido como Chip Choloma o parque Concorde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>