Edición 9

Articulos mas destacados

Editorial
SEIS MESES SON SUFICIENTES

Seis meses son suficientes para saber cual será el resultado al final de los cuatro años del actual gobierno. Contrario a lo que señalan las encuestas por encargo, estamos viviendo un agravamiento de la crisis que golpea no solo a los sectores pobres y marginales, sino también a otros que han disfrutado de alguna solvencia económica.

La principal promesa de Maduro de combatir la delincuencia no ha sido mas que una excusa para fortalecer alas Fuerzas Armadas y la policía asignándoles cientos de millones extra presupuesto, mientras las bandas organizadas siguen intactas y los delincuentes de cuello blanco gozan de la protección gubernamental.

Donde han sido eficaces policías y militares ha sido en golpear salvajemente a los maestros, agricultores y campesinos cuando han reclamado atención a sus demandas.

Peligrosamente se ha ubicado en puestos claves del gobierno y la policía a oscuros personajes involucrados en asesinatos, tortura y persecución de dirigentes populares en la década del terrorismo de Estado de los años ochenta.

El papel de este gobierno se puede resumir en ser un eficiente y bien mandado conserje de los organismos financieros internacionales. La palabra de ellos es la palabra de su Dios: el capital.

Por eso cínicamente los ministros y hasta los alcaldes de San Pedro Sula y Tegucigalpa se enorgullecen de que los organismos internacionales les den el visto bueno a su gestión. Lo anterior debe ponernos alerta. Generalmente cuando algo esta bien para el BID, el BM y el FMI, las cosas andan mal para el pueblo.

Como buen mandadero, este gobierno, incluyendo el Congreso Nacional, esta preparando las condiciones jurídicas, institucionales e infraestructurales para la aplicación de los tratados de libre comercio que nos imponen los norteamericanos, llámese TLC, ALCA o Plan Puebla Panamá PPP.

Ahora nos preocupa el alto desempleo, el alto costa de la vida y los bajos salarios. Con la aplicación de los planes que Maduro anuncia con orgullo y alegría, todo eso será peor y vendrán nuevos males para la inmensa mayoría del pueblo.

No es que seamos adivinos, pero se necesita ser muy tonto como para no darse cuenta de las consecuencias de la aplicación de las recomendaciones de los organismos financieros internacionales, como lo han hecho los gobiernos hondureños.

El ejemplo de Argentina es más que suficiente. Pero para nosotros los resultados serán más desastrosos si recordamos que aquel era uno de los países económicamente más fuertes de América y nosotros somos el país más pobre del continente.

Eso los saben los banqueros y también el gobierno. Por eso con el pretexto de combatir la delincuencia fortalecen a los que aplastaran a los descontentos.

El desastre por el que nos lleva, quiere ser tapado por el gobierno mediante una campaña publicitaria permanente para denigrar a quienes reclaman y para exaltar al máximo el tapado de los baches de todo tipo.

Cuando Callejas aplicó las medidas de ajuste estructural prometió que dentro de cuatro años se verían los resultados positivos para el pueblo y vendrían los tiempos de bonanza.
Doce años después vemos claro que la bonanza fue para su selecto grupo de corruptos que de nuevo están listos para el más grande de los saqueos: el premio por los servicios a los modernos colonizadores cuyo plan es arrasar con lo que antes no se llevaron los españoles y trasnacionales del enclave minero y bananero.

Salvar a Honduras solo será posible si nos unimos todos, los sectores populares, profesionales y pequeños empresarios para impulsar otro proyecto de país, que traiga desarrollo para todos y no solo riquezas para las grandes empresas extranjeras y sus socios nacionales.

Publicado el Sin categoría | Etiquetado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>