Internacional Violación en Honduras

Tegucigalpa, 25 de mar. La violencia masiva que se vive en la capital de Honduras confirma la dictadura represiva que rige el actual gobernante de este país centroamericano, Porfirio Lobo Sosa.

El irrespeto al libre ejercicio del periodismo y las violaciones a los derechos humanos que se consuman públicamente en las principales avenidas de la capital, es el trabajo que cumplen a cabalidad, elementos de la Policía Nacional, junto con las Fuerzas Armadas de Honduras.

A la fecha, los derechos elementales que pregonan el respeto a la vida de cualquier ser humano en el mundo no son válidos en esta nación, cuya capital sufre la embestida contaminante que producen las bombas lacrimógenas que son lanzadas por los “elementos de seguridad” del Estado.

Tóxicos, que ya han sido prohibidos en instancias internacionales, sin embargo esto no es válido en Honduras, puesto que son lanzados a personas que se manifiestan y hacen valer su derecho de inconformidad con el Estado y también a ciudadanos que por el hecho de caminar por la calle de Tegucigalpa, de igual forma son reprimidos.

Enloquecidas mentes
Atentar contra la vida de quienes informan y cumplen con su trabajo periodístico es un trabajo que emana de las enloquecidas mentes del Agente Central de Inteligencia (CIA), Oscar Álvarez y el otrora izquierdista Porfirio Lobo Sosa.

Sus actuaciones los marcan en la historia, como los primeros violadores a los derechos humanos en la recién segunda década del siglo XXI.

Esto se confirma por el atentado terrorista que sufrió el reportero Richard Casula, quien labora en un medio televisivo de Honduras junto a su compañero camarógrafo, Salvador Sandoval. Ambos se encuentran en estado de emergencia en el Hospital Escuela de Tegucigalpa.

A esto se suma, según los informes radiales, a las 24 personas que se encuentran detenidas irregularmente en la posta policial del barrio abajo de la capital hondureña, y cuyos testimonios afirman haber sufrido torturas al estilo de lo que fue la inquisición, siglos atrás.

Tortura
Los detenidos describen que fueron golpeados abruptamente dentro de la celda policial y que en toda la noche fueron roseados con grandes cantidades de agua, mediante una manguera que hace circular con mayor fuerza este liquido, convirtiéndolo en un arma punzante que se unía con el frio de la madrugada.

Ante la comunidad internacional estos hechos no concuerdan con la carta magna que según los gobernantes de este país hacen prevalecer los derechos de los ciudadanos, al contrario lo que ocurre actualmente en Honduras, se asemeja a la suspensión de garantías constitucionales.

Por lo tanto, en mi condición de periodista independiente hago un llamado a la Fundación The Rory Peck Trust (Fundación Rory Peck), cuyo trabajo histórico defiende la libertad de expresión y el libre ejercicio de los periodistas independientes en el mundo entero desde sus instalaciones en Londres, Inglaterra.

Igualmente a los colegas periodistas de la revista Caros Amigos (Buenos Amigos) que se edita en la ciudad de Sao Paulo, Brasil, así como a los compañeros del portal periodístico Desacato que se edita en la ciudad de Florianópolis en el mismo país hermano sudamericano.

Condena internacional
También a colegas de la Agencia internacional de Prensa Latina, cuya edición en la ciudad de la Habana en Cuba, ha informado con profesionalismo lo que ocurre en Honduras después de la asonada castrense del pasado 28 de junio de 2009 y a los comunicadores internacionalistas, originarios de la ciudad de Montevideo en Uruguay y cuyos nombres prefieren mantener en el anonimato.

De igual forma a la Agencia de Cooperación por la Paz en la ciudad de Valencia, España, cuyo trabajo en el mundo los caracteriza por la solidaridad internacional, así como al colega, periodista independiente Alessandro Delfiore, quien ha contribuido a romper con el cerco mediático impuesto en Honduras desde su país natal, Italia.

De forma unánime y públicamente comparezco ante ustedes a condenar internacionalmente los hechos que están ensangrentando a Honduras, cuyo contexto democrático es cada vez más invisible ante los ojos del mundo, puesto que los personeros que conforman los tres poderes del Estado hunden el concepto de nación que debería prevalecer en el corazón de América, Honduras.

Cualquier atentado o amenaza para el autor de este artículo es responsabilidad de quienes representan y gobiernan el Estado de Honduras.

El autor de este artículo es corresponsal voluntario de la revista Caros Amigos editada en são Paulo, Brasil para Centroamérica, La Agencia informativa Latinoamericana Prensa Latina y El portal http://desacato.info editado em Florianópolis, Brasil

Por: Ronnie Huete

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>