Kentucky Fried Chicken no respeta derechos de maternidad

Embarazada despedida exigía reintegro, pero al final aceptó sus prestaciones

El artículo 124 del Código del Trabajo prohíbe al patrono dar por terminado el contrato de trabajo de una mujer embarazada, sin justificar previamente ante el Juez de Trabajo la causal del despido. Sin embargo, el pasado 20 de noviembre, la empresa de empresa Comidas Especializadas, que maneja las franquicias de Pizza Hut y Kentuky Fried Chicken, despidió a Claudia Yadira Hernández, quien cuenta con seis meses de embarazo.

La obrera que el próximo 23 de diciembre cumpliría un año de trabajar para el restaurante que Kentuky Fried Chicken (KFC) tiene en El Progreso, Yoro, fue despedida bajo el argumento de exceso de producción y la imposibilidad de explotar la empresa con un mínimo razonable de utilidad, no obstante, la perjudicada sostiene que recientemente contrataron personal.

Veinte días antes de su despido, Claudia Yadira acudió a la oficina del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos en El Progreso para quejarse de malos tratos en su contra, por parte del gerente del restaurante, Henry Posadas.

La obrera, madre de dos niñas y de un tercero por nacer, denunció que no le pagaban las horas extras laboradas, ni los feriados trabajados del 15 de septiembre y 21 de octubre.

El Ministerio del Trabajo calculó en 25 mil lempiras las prestaciones de Claudia Yadira, aunque la empresa trató de depositar el cheque correspondiente en las oficinas de esa Secretaría, el mismo no fue aceptado porque la obrera exigía su reintegro, para no perder la protección del Instituto Hondureño de Seguridad Social.

La trabajadora denunció que en la empresa existen problemas para ir al Seguro Social, debido a que el gerente del restaurante, exige que los trabajadores pidan permiso con un mes de anticipación. Dijo que un día de septiembre llegó tarde a su trabajo por haber ido al Seguro Social, y que a pesar de haber mostrado la hoja firmada por el médico que la atendió, la ejecutiva de la empresa Carmen Hernández la castigó con la suspensión de tres días sin goce de salario.

Claudia fue acompañada por el abogado Santos Sierra del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH), para que el Ministerio del Trabajo resolviera su situación.

La Secretaría del Trabajo citó a la gerente de Recursos Humanos de Kentuky Fried Chicken, Ana Irene Quijada, para una audiencia de conciliación con la trabajadora el día 22 de noviembre, pero en desobediencia a las autoridades, no se presentó, por lo que fue nuevamente requerida.

El 27 de noviembre en nueva audiencia, por presiones del CONADEH, el Ministerio del Trabajo realizó un nuevo cálculo de prestaciones, que alcanzó los 32,767.53 lempiras, valor que fue entregado por la representante de Kentucky, a Claudia Yadira, una vez que la obrera declinara de su pretensión a ser reintegrada.

Esta vez el calculo comprendía el pago del período pre y post natal, 180 horas de lactancia, un reajuste de salarios que no había sido pagado y tres días de salario pendientes, cuando la obrera fue castigada sin justificación, además del preaviso y auxilio de cesantía correspondientes.

Hay que rescatar que Claudia Yadira no regresó a su trabajo, por temor a represalias, pues el caso estaba ganado y solo faltaba que el Ministerio del Trabajo ordenara su reintegro.

En Honduras Kentuky Fried Chicken inició operaciones en San Pedro Sula a inicios del 2004. La empresa goza del beneficio de la Ley de Incentivos al Turismo que la exonera del pago de impuestos a los negocios de comidas rápidas.

La Corporación mantiene una red de 14,000 restaurantes en 85 países del mundo y en el caso de Honduras, su meta es cerrar el año con 30 centros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>